lunes, 18 de diciembre de 2017

Mi perdida Navidad ¿a dónde se iría?

Os desafío –dijera un español-, os desafío a que encontréis un pesebre o una tarjeta con ilustraciones de la Natividad de Jesús en el barrio Meiggs o en otro barrio comercial.
¡Ah!, qué difícil tarea nos habéis encomendado.
Más aún, os desafío a ver en las noticias un titular acerca del nacimiento de Jesucristo, el Señor.
Poco, poquito, nada nadita.
Todo será un pascuero fuera de época (tenemos 34 grados a la sombra), le  acompañan renos desnutridos, luces doradas, plateadas, flores del inca, pinos plásticos, muñecos de nieve y locura temporal generalizada por adquirir.
Locura por tener miles de adornos, la casa con más decoración, la más brillante, muchas luces que titilan y claro está, regalos, ah, sí, muchos regalos.
No habrá otro día para regalar, no habrá ese chiche primoroso, no habrá otra ocasión, el mundo se termina la noche de la cena navideña, con pavo, por supuesto, si no hay pavo es que estamos en la pobreza más absoluta.

¿Y Jesús?
¿Quién es Jesús?
¿Es esa escultura de un crucificado que exhibe sus carnes en la iglesia de la esquina?
Siento que he perdido mi Navidad y eso me deja perpleja.
Ni siquiera me alcanza para pena, es asombro, la rara certeza de lo inevitable.
La Navidad actual podría ser la antigua fiesta de los saturnales, porque esta, lo que se llama nacimiento de Jesús, ni por dónde.
Mi Navidad –y la de muchos- es un 24 de diciembre de adoración a Jesucristo, el nacido. El Hijo del Hombre y a la vez Hijo de Dios, misterio insondable, digno de respeto y confianza, digno de devoción y alabanza, digno de nuestra atención y amor entrañable.
Mi Navidad perdida son canciones, himnos, villancicos, olor a anis y pan dulce, aire de paz y alegría, tal vez un vestido nuevo, necesario para el verano, saludos con buenos deseos para el año que se aproxima. 
Y es, sin duda alguna, el deseo esencial, que Dios esté en cada acto.
Os prometo, me arrodillaré y adoraré a Jesucristo y le diré –como cada día- que si Él no está en este lugar o en cualquier otro, ninguna fiesta tiene sentido, porque Él es “Dios con nosotros”, el encarnado para nuestro bien.
Le agradecemos que haya dejado su gloria para habitar en la tierra.

------------------------------------------------------

  Y ahora, concebirás en tu vientre, 
y darás a luz un hijo, 
y llamarás su nombre JESÚS.
 Este será grande, 
y será llamado Hijo del Altísimo; 

Lucas 1: 32

------------------------------------------------------

jueves, 7 de diciembre de 2017

Regalos de Navidad.

Después del trasnoche de la Teletón y del partido de Colo-Colo, hay en nuestro barrio un silencio apenas roto por el sonido del ventilador de mi PC.
Escribo y pienso.
Voy sintiendo la noche, cómo pesa sobre la ciudad, las luces de la calle titilan anunciando que un Niño viene en camino, cada año se renueva el milagro de la vida que emerge, poderosa e insondable.

Escucho algunas canciones navideñas, Santa la noche, alabanzas al Rey.
Y una no tan evangélica,That old feeling, de Bob Dylan.  Pura nostalgia.

Me gusta la música, la navideña y la otra.
Aparte de la locura temporal que nos posee desde los primeros días de diciembre, me dedico a pensar en el Nacido y en los nonatos. Quizás sea porque este año se aprobó la ley de aborto, si María hubiera quedado embarazada en estos días lo más probable es que las vecinas le sugirieran que abortara el bebé, tal vez en esos tiempos se respetaba la concepción como el acto sagrado que es.

Por cierto, la potente vida renace en el jardín, la   familia pata se agranda con cuatro patitos iguales a su padre. ¿No es un maravilloso regalo de Navidad?


 ------------------------------------------------------

 «Una virgen concebirá y dará a luz un hijo, 
y le pondrás por nombre Emanuel, 
que significa: “Dios está con nosotros.”»

Mateo 1:23 

--------------------------------------------------

viernes, 1 de diciembre de 2017

Canciones peligrosas

No imaginaba que aquella canción se haría realidad en la vida de alguno.
El estribillo decía algo así:
“Quebranta mi corazón 
Quebranta mi vida
Entrego mi voluntad, a Ti
Todo lo que soy, Señor,
todo cuanto tengo es tuyo
Yo quiero menguar para que crezcas Tú.”

Literalmente era una invitación a que el cielo nos tomara en serio, algunos la cantaron con una conciencia lúcida que podía suceder.
Y sucedió.
El corazón de A. literalmente se quebró cuando descubrió la infidelidad de la que amaba.
El corazón de S. se quebró cuando su hija le dijo que lo odiaba.
El corazón de G. quedó a la deriva cuando su esposo llevó a su casa una amante.
L. todavía tiene las cicatrices en el tórax, secuela de la operación a corazón abierto.
Fe. me dice -ya pagué suficiente- y cuenta la historia de su desilusión.

Todos –de algún modo u otro- cumplimos al pie de la letra la canción aquella que -por cierto- dejamos de cantar.
A veces las canciones son armas peligrosas.

(Este mes nos dedicaremos a los villancicos).


-----------------------------------------------------

 Entonces, ¿qué puedo hacer?
 Oraré no sólo con el espíritu, 
sino también con el entendimiento, 
y cantaré no sólo con el espíritu 
sino también con el entendimiento.

 1 Corintios 14:15

----------------------------------------------------

martes, 28 de noviembre de 2017

Primavera indecisa.

Estos son tiempos extraños, la primavera no quería llegar a la cita, un día sí, otro día no, damisela sobre tacones, vacilante y turbada.
Lluvia, sol, calor, frío polar, todo en un paquete, camiseta, suéter de lana, pantalón, pollera, paraguas.
De pronto el milagro, exultante la buganvilia levanta sus colores al cielo, el prado verde-amarillo obstinado, las  mariposas vuelven cada año, juegan y danzan felices.
Los zorzales nos regalan el mejor concierto del año.
El limonero se levanta de madrugada,  sus azahares perfuman todo el barrio.
Hasta el humilde romero se apega a su vecina, erguido en su pequeñez.
Y yo,  vuelvo a vivir.




--------------------------------------------------------------------------.

"Alaben al Señor desde la tierra, 
ustedes, criaturas de las profundidades del océano,
el fuego y el granizo, la nieve y las nubes, 
el viento y el clima que le obedecen,
ustedes, las montañas y todas las colinas, 
los árboles frutales y los cedros,
los animales salvajes y todo el ganado,
los animales pequeños que corren por el suelo y las aves,
los reyes de la tierra  toda la gente, 
los gobernantes y los jueces de la tierra,
los muchachos y las jovencitas, 
los ancianos y los niños.
Que todos alaben el nombre del Señor, 
porque su nombre es muy grande; 
¡su gloria está por encima de la tierra y el cielo! "

 Salmos 148:7-13

--------------------------------------------------------------------------


jueves, 23 de noviembre de 2017

Último viaje.

Todos se fueron.
Hoy el último.
Quedamos tú y yo en la gran manzana
Ah, sí, las aves que regresan cada año
Y han preparado sus nidos
Los mirlos que hurgan restos en la pizzería
Los buses van repletos de rostros cansados
Pies dolidos, corazones rotos
Nunca dejan de moverse
El silencio les es negado
Todos se van
Obligatorio es tener un boleto
Yo espero en la puerta.


-----------------------------------------------------

"Ustedes ya conocen el camino para ir adonde yo voy 
Dijo entonces Tomás: 
―Señor, no sabemos a dónde vas, 
así que ¿cómo podemos conocer el camino?
 ―Yo soy el camino, la verdad y la vida —le contestó Jesús—. 
Nadie llega al Padre sino por mí. 

Evangelio de Juan 14:4-6
-------------------------------------------------------- 

Recordé esta antigua canción:

 


martes, 21 de noviembre de 2017

En el día de elecciones en Chile.

Acudo a votar el pasado domingo.
De tarde, porque no dejaré el estudio dominical matutino por otras tareas.
Elecciones de Presidente (a), Diputados y Cores.
Las filas son enormes.
Afortunadamente en mi mesa la espera es breve, los votantes asistieron de madrugada.
La persona a mi lado es una anciana –me dice que tiene 81- y se confiesa Católica observante, de la Comunidad de Monte Carmelo.
La escucho con cara de interés.
Por primera vez encuentro una persona ultra religiosa, me provoca curiosidad. Explica con algunos detalles que la Virgen María estuvo en Chile y que nadie creyó las apariciones, que dejó algunas indicaciones de buen vivir y de oración por el país.
Me cuenta de una misionera –colombiana- que fue al infierno y regresó a cumplir una misión de advertencia. Lamenta la situación de descreimiento de la población joven y asegura que eso nos llevará a un castigo seguro.
Me gusta esa certeza profunda.
Me pregunta si soy católica, le respondo, evangélica. Me da una reseña de Lutero y de la historia, ecuménica ella para nada, solo la Iglesia Católica salva. Si no tienes los sacramentos estás perdido. La oigo y recuerdo las palabras del apóstol Pedro en su primera carta "Si alguien les pregunta acerca de la esperanza que tienen como creyentes, estén siempre preparados para dar una explicación;  pero háganlo con humildad y respeto".
Pienso que cada cristiano (y yo) debería dar testimonio de su fe con la convicción de esta anciana.
Nos llaman pronto a sufragar, se aleja del brazo de su hijo conversando cariñosamente.
(Por cierto, Google nos dedicó un doodle)




jueves, 16 de noviembre de 2017

Aprender a estar enfermos.

No nos gusta ninguna enfermedad.
Nos disminuye.
Duele.
Nos priva de placeres.
Nos pone de mal humor.
La vida cambia radicalmente.
Mi amiga Isa. sufre la enfermedad de Crohn.
Liz quedó ciega a sus 27 por el lupus.
Vero vive con dolores musculares generalizados.
El hermano de Ri postrado con sida.
Mamá murió de cáncer.

Pienso en Jesús que sana.
La Iglesia en general (evangélica) cree en la sanidad divina y la proclama.
Pienso en Jesús a la orilla del estanque de Bethesda, lleno de enfermos. Solo sana al paralítico. ¿Por qué solo uno? ¿Era más merecedor que los otros? 
Y no hablemos de las expectativas que  se generan acerca de Dios, siderales, como si Él estuviera obligado a mantenernos sanos “ad infinitum”, mientras le damos al cuerpo como “bombo en fiesta”.

Pienso en aquellos que son sanados ¿llegan a ser más fieles y comprometidos con su fe? ¿Son más agradecidos y felices al recibir un milagro?
Pienso en los que no son sanados y deben desarrollar la paciente espera, en especial el sistema público, siempre saturado.

Hago observaciones personales acerca de las motivaciones para mantenernos en la media de los niveles (léase glicemia-hipertensión-colesterol)  y me doy cuenta que cada uno somos un mundo y necesitamos recetas distintas, nuestro cuerpo responde a estímulos tan diversos que apenas estoy empezando a entender algunas cosas.

Una candidata sostiene que sanos o muertos, porque nuestro sistema de salud es insostenible, faltan especialistas y todo se soluciona con un pararetamol o una caja de ibuprofeno.
Promete reformas, otros antes que ella prometieron lo mismo, una vez en el gobierno se dan cuenta que el problema era más complejo y difícil de solucionar y volvemos a dar pastillitas.

No sé si deberíamos entregarnos, levantar las manos y rendirnos, perder una lucha agotadora, quedarnos quietos y esperar que el cuerpo se defienda en lugar de amargarnos.
Mi amigo Fe sostiene que tenemos la capacidad de sanarnos con ejercicio, harta agua y ocio (¡vaya!).
No sé.
Seguiré estudiando y experimentando, como dijo un antiguo presidente "en la medida de lo posible".




--------------------------------------------------
"Recorría Jesús toda Galilea, 
enseñando en sus sinagogas, 
proclamando la Buena Nueva del Reino 
y curando toda enfermedad 
y toda dolencia en el pueblo." 
Mateo 4:23 

------------------------------------------------ 


Ilustración: El ángel herido 
Hugo Gerhard Simberg

lunes, 13 de noviembre de 2017

Como monos porfiados.

Nos hablaron de los beneficios de memorizar.
Nunca memorizamos.

Nos enumeraron latamente las gracias de la comida sana.
Volvimos a comer chatarra.

Nos mostraron los peligros de conducir bajo la influencia del alcohol.
Dijimos que con una copa en el cuerpo conducíamos mejor.

Nos revelaron el agrado por la buena lectura.
Abrir un libro se nos hizo un arduo trabajo.

Ahora –pasados los años- sufrimos Alzheimer.
Diabetes.
Hipertensión arterial.
Infartos mortales.
Obesidad mórbida.
La muerte cada fin de semana “hace su agosto” en las autopistas.

En esta pasada los chilenos hemos reprobado de curso.


------------------------------------------------------------

 Dice Dios:
"Yo los atraje a mí con cuerdas humanas, 
¡con cuerdas de amor!
 Estaban sometidos al yugo de la esclavitud, 
pero yo les quité ese yugo y les di de comer.
Pero no quisieron volverse a mí."

(Profeta Oseas 11:4-5)


----------------------------------------------------------------- 

(Fotografía de moais, Isla de Pascua)

lunes, 6 de noviembre de 2017

Beber o no beber.

Bebo mate.
Bebo té.
Bebo leche sin lactosa.
Bebo agua, con gas y sin gas.
Bebo infusiones de hierbas (léase menta, paico, melisa, rosa mosqueta).
Bebo café de higo y trigo, una mezcla tostada, exquisita.
Bebo jugos de fruta.

Dejo de beber mate por razones digestivas.
Dejo de beber té, un doctor naturista dice que inhibe la acción del hierro.
Retomo el mate, la fuerza del placer se impone, reconozco mi debilidad.
Bebo té masala, cuando una amiga me invita. Nunca tan fome ¿no? Hacer un desaire no es estiloso ni educado.
Me abstengo de bebidas espirituosas, motivos sobran.

Mi tío Enrique sostenía que “entre beber y no beber, es mejor beber”, razón por la que “empinaba el codo” cada fin de semana, llegaba a casa arrastrando los pies, gracias a Dios no tenía documentos de conducir. Alguna vez llegó en una patrulla de carabineros, mi madre roja de vergüenza.
No podemos vivir sin beber.
El quid está en qué consumir.


-----------------------------------------------------------

 "Y en el último día, el gran día de la fiesta, 
Jesús puesto en pie, exclamó en alta voz, diciendo: 
Si alguno tiene sed, que venga a mí y beba
 El que cree en mí, como ha dicho la Escritura: 
“De lo más profundo de su ser brotarán ríos de agua viva.” 
 Pero El decía esto del Espíritu, 
que los que habían creído en El habían de recibir;..."

Evangelio de Juan  7:37-39

----------------------------------------------------------------

jueves, 2 de noviembre de 2017

Conmemoraciones y verdades.

"Yo Soy la Verdad"
(Jesús).
Escucho la pregunta en un programa de radio, “y ¿qué es la verdad?", refiriéndose  a las últimas noticias mundiales.Disquisiciones más, disquisiciones menos, ninguno de los tres locutores puede definirla y se van en chanza, cada uno pone su cuota de humor y risas sin llegar a ningún puerto (por decirlo de alguna manera).
En Septiembre y Octubre se acumulan conmemoraciones de índole diversa.
Los medios informativos desempolvan viejas historias de revoluciones, reformas, torturas, crímenes, enjambres de incertezas que pretenden acercarse a verdades definitivas. Como si cada año se fuera avanzando en un laberinto interminable de verdades colectivas en asociación con las personales.
No comprendo ese afán por desenterrar muertos.
¿Es el pasado una escuela?
Como mi amigo bloguero Fernando comenta “Como habrá leído, la región española de Cataluña ha iniciado el proceso para independizarse. Se da por supuesto que va a haber violencia por ambos lados. ¿Es que nunca aprendemos de nuestra historia?”

¿Qué tan verdadera es la realidad colectiva o personal?
¿No es una interpretación de acontecimientos que pasados los años vamos recreando?
El día de ayer, alegre y triste feriado dedicado a “todos los santos” del mundo será contado (y tal vez cantado) desde las diversas miradas. Para unos fue un descanso a mitad de semana, para otros un trabajo ganancioso en los cementerios. ¿Quién puede abarcar la verdad de un solo día en la historia, aun si este fuera el 18 de septiembre de 1810 o el 31 de octubre de 1517?

“La ley fue dada por medio de Moisés, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo. A Dios nadie lo vio jamás; quien lo ha dado a conocer es el Hijo unigénito, que está en el seno del Padre.” Evangelio de Juan 1:17-18 Jesús mismo lo afirma “yo soy la Verdad”.
Si toda nuestra vida está ajustada a su Palabra y a Su voluntad sin duda no andaremos deambulando con medias verdades o navegando en ficciones.
Encontramos un centro real en Jesucristo para vivir la certeza de cada día, de otra manera todo se vuelve "inamible".  Eso.


lunes, 23 de octubre de 2017

"Pequeñas cosas".

Delante de mi, en el cruce de la calle, caminan dos jóvenes a paso lento. Las observo, una lleva del brazo a la otra. Al llegar a la otra vereda se separan, la joven que se queda detenida lleva un bastón de invidente, procura volver a ubicarse para tomar el bus mientras la otra muchacha sigue su camino.

Hace algunos meses escribí sobre lo pequeño e ignorado de nuestro servicio.
Y me he topado con este poema de Julia A. Carney,  en inglés.
Pedí a mi amiga Jésica que lo traduzca, define mucho de lo que somos y hacemos.
Gracias Jes.

"Pequeñas gotas de agua
Pequeños granos de arena
Hacen el imponente océano
y  la hermosa tierra

Y los pequeños momentos,
por más modestos que sean,
Hacen los potentes
años de la eternidad.

Nuestros pequeños errores
alejan el alma
de los caminos de la virtud
para extraviarse en el pecado.

Pequeñas obras de bondad,
Pequeñas palabras de amor
Hacen de nuestra tierra un Edén
Como el cielo de arriba."



-----------------------------------------------------

"El Señor se ha acordado de nosotros;
 El nos bendecirá;...
  El bendecirá a los que temen al Señor,
Tanto a pequeños como a grandes.
  El Señor los prospere,
A ustedes y a sus hijos. "

 Salmos 115:12-14
----------------------------------------------------



(Imagen tomada de la web)

lunes, 16 de octubre de 2017

Respirar.

"El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, 
éste, como es Señor del cielo y de la tierra, 
no habita en templos hechos de mano, ni es honrado con manos de hombres, 
necesitado de algo; 
pues él da a todos vida, y respiración, 
y todas las cosas;…"
(Hechos 17:24-25)
De pronto la respiración se detiene.
Regresa a intervalos.
Terror.
El aire va y viene sin control.
Siente pasos, la esposa entra y lo encuentra lívido.
Si se demora 5 minutos más - dice el médico-, sería hombre muerto.
Máquinas, quirófano, oxígeno, qué regalo es volver a respirar
Respirar profundamente cada mañana, descorrer las cortinas, dejar que el sol bañe los ojos, la mirada se detiene en el cielo, inspirar intensa y calmadamente.
Lu. está en el hospital a esta hora, conectado a máquinas que le ayudan a respirar.
Un acto que parece trivial, tan cotidiano, inadvertido, apenas nos damos cuenta que inhalamos y exhalamos.

Mi abuela soportaba un asma crónica.
Por esos años no hubo inhaladores ni máquinas (tal vez existían,  no estaban a su alcance),  Dios –tan rico en recursos- le dio en el campo aquella planta maravillosa y peligrosa, chamico (datura ferox).
Secaba las hojas y hacía pequeños cigarritos, unas breves aspiradas y el ataque de asma desaparecía.

Respirar es una bendición que –como todo lo que disfrutamos y nos parece un derecho natural-, apreciamos cuando estamos en esos apuros, un ataque inesperado a las vías nasales, una opresión en el pecho, una intoxicación.

Un ejercicio:
Buscar un espacio en cualquier momento y respirar dando gracias a Dios por el regalo de hacerlo sin aditivos, sin máquinas, sin datura ferox.



viernes, 13 de octubre de 2017

Cazador de sombras.

 "Está lejos lo que ha sido, 
Y en extremo profundo.
 ¿Quién lo descubrirá?"
Eclesiastés 7:24

Existen seres humanos maravillosos.
Personas que nos reconcilian con la fe y nos provocan una notable luminosidad.
Es lo que me ha sucedido –por estos días- con Martín Gusinde (*).
Un hombre fuera de serie, como las joyas que merecen ser miradas, investigadas, admiradas  y pensadas (lamento que no esté entre nosotros, me hubiera gustado conocerlo).
Ha dejado una impresión profunda en mis ojos y en el alma cuando he descubierto  sus libros, fotografías y su vida compartida con nativos desposeídos, ignorados y exterminados en el punto más austral de la tierra.
Alguna vez escribí sobre indígenas yámanas.
Apenas una viñeta, una nota breve, casi al pasar.
Remedio mi liviandad descubriendo al sacerdote Gusinde, de quien me siento lectora total (y en deuda).

"Ahora me puede preguntar sorprendido el lector: ¿De dónde proviene tanto contenido y tanta cristalina pureza en esos principios, y de dónde surgen tal cantidad de factores para dirigir rectamente la voluntad a la satisfacción de tantas y tan diferentes exigencias? Pues bien, todo tiene su origen en la creencia religiosa de nuestros hombres primitivos en la Tierra del Fuego. Porque creen en una religión monoteísta, la que constituye, sin duda alguna, la forma superior de religión, y porque practican una fe viva, tienen alas nuestros indios para realizar sus actos morales y llegar a la consecución de sus altos ideales pedagógicos. Como actor de todo el complicado ritual de las ceremonias de iniciación a la pubertad, reconocen y denominan a Hidábuan (= mi padre), al gran espíritu puro, que siempre está. presente como único poder. De él proceden todas las costumbres y formas de vivir existentes, las leyes y derechos; él vigila su observancia y castiga su incumplimiento con enfermedades o muertes prematuras. De él se deriva la vida y la felicidad, la salud y toda clase de éxito, el tiempo bueno y el malo. Este gran espíritu está siempre presente en la conciencia de nuestros Yámanas, y todos se reconocen obligados a sus mandatos. También es de admirar que toda la educación de la juventud está impregnada de esta creencia en el dios vivo; y como tiene una base religiosa, se obtienen tan excelentes y seguros resultados. Para estos hombres primitivos del Archipiélago del Cabo de Hornos es evidente -y actúan conforme a ella- que, sin una creencia efectiva y real en un dios, faltaría el fundamento moral de toda acción pedagógica sobre la juventud." (Tomado de su libro:Hombres primitivos en la Tierra del Fuego, pág: 294)
 
 (*)  http://www.memoriachilena.cl/602/w3-article-3602.html

  http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/los-fueguinos--0/html/

lunes, 9 de octubre de 2017

Un nuevo trabajo.

Inicié un trabajo nuevo.
Siempre lo desconocido provoca nerviosismo.
Se ha creado un proyecto en el Consultorio de Salud.
La jefa me lleva a conocer el lugar y me explica mis tareas.
Ayudar visitando a una cuidadora de personas postradas, compartiendo tiempo con ella, escuchar sus tristezas (que siempre las hay), compartir algunos ejercicios cognitivos, en fin, hacer su vida -ya dificíl- un poco más vivible.
Por cierto, nadie es dios para otro; el Dios verdadero, en el misterio de su misericordia, puede crear esperanza y descanso en este breve tiempo.
“Mi cuidadora” es una mujer esforzada y valiente.
Tiene la tarea de vigilar y atender una niña perturbada, un padre enfermo y una madre que apenas se levanta de la cama. ¡Vaya, todo el día sin parar!
Conversamos, el sol de la tarde nos pilla conociendo dos mundos distintos, intercambiamos  historias, risas, recuerdos de la memoria colectiva chilena.
En  la despedida me sonríe y dice “por favor, no me deje sola”.
Esa frase me estremece.
He prometido ser fiel a la tarea que se me ha confiado.
Me encomiendo a la gracia de Dios.



---------------------------------------------------

Porque Dios no es injusto
 como para olvidarse de las obras
 y del amor que, para su gloria,
ustedes han mostrado sirviendo a los santos, 
como lo siguen haciendo.
  Deseamos, sin embargo, 
que cada uno de ustedes siga mostrando ese mismo empeño 
hasta la realización final 
y completa de su esperanza. 

Hebreos 6:10-11


----------------------------------------------------


(Fotografía del chileno Sergio Larraín, tomada de dibam)

jueves, 5 de octubre de 2017

Pancho y las patas.

Una vez escribí:  "...esta pata  -coja pa’ más remate-, es la mía, la que me ha tocado en la vida y es mi responsabilidad cuidarla, amarla como a cualquier personita."
Era el año 2015 (¡Dios, cómo vuela el tiempo! ), la pata heredada de los habitantes anteriores se quedó como una reliquia viviente, dueña del jardín.
Con el tiempo incubó unos huevos infecundos.
Para consolarla compramos un par de patitos que alegraron sus días, los adoptó tal vez creyendo que eran hijos propios. Así han vivido en libertad y vuelos breves, bañándose en la pequeña pileta y compartiendo el jardín con mirlos, palomas, zorzales y otras especies, gatos "alzados" incluidos.
Hasta que ha llegado Pancho.
Pancho es todo un joven galán. Plumas ligeramente azuladas con negro, tímido en principio,  poco a poquito se ha incorporado a la vida libre después de crecer en una jaula de criadero.
Ver a Pancho disfrutar su libertad es un deleite diario, un placer difícil de describir.
Tal vez soy un ave más cuando les llamo a comer con sonidos guturales, ellos corren sabiendo que de mi mano recibirán el alimento.
Tal vez soy un ave en un rincón ignorado de la ciudad de Dios...


-------------------------------------------------------------------

 "Yo soy Dios. Yo soy tu Dios.
 ... míos son todos los animales del bosque,
¡los miles de animales que hay en las colinas!
 Mías son todas las aves de los montes;
mío es todo lo que se mueve en los campos.  
Si yo tuviera hambre, no te lo diría,
pues el mundo y su plenitud me pertenecen."

Salmos 50: 8-12 

---------------------------------------------------------------------

(Foto del jardín, mi pata coja es la que está al centro)


lunes, 2 de octubre de 2017

Distribuir, un don necesario.

Se espera mucho.
Se espera que seas buen ciudadano, ni gordo ni flaco, ni alto ni bajo, ni pobre ni rico, que cumplas el deber cívico, servicio militar al día, papel de antecedentes sin mancha, hoja de ruta sin multas.
Se espera.
Que seas prudente, ni tanto ni tan poco, ni grosero, ni tan fino.
Que pagues las deudas, desde el nacimiento hasta tu féretro.
Que dejes una herencia en contante y sonante todavía se estila, no solo una herencia espiritual.
¿Débitos?, impensable.
En fin, se espera mucho.
Cuidar a los padres cuando son viejitos.
Voluntaria en las damas de blanco, de rojo o de amarillo.
Donar para la Teletón cada año, al Instituto Nacional del cáncer, a la Cruz Roja, al terremoto de México, a los mendigos del barrio...
Una buena propina al mesero.
Ir a sufragar aunque se caigan los patos asados.
Buen ciudadano, buena amiga, que cedas el asiento, que renuncies, ¡ah!, la renuncia, “cosa difícil has pedido",  dijo el profeta.
Mil pedidos pendientes.
Los recursos que Dios  pone en las manos  necesitan ser distribuídos sabiamente.
Necesito ese don.


----------------------------------------------------------

 Den, y recibirán. 
Lo que den a otros les será devuelto

Palabras de Jesús en el evangelio de Lucas 6:38
-------------------------------------------------------------

(Ilustración gracias a: Juan José Merello.)

lunes, 25 de septiembre de 2017

Calendario 2018, feriados en Chile

Después de las viajadas y bailadas Fiestas Patrias, volvemos al redil,  llámese casa, trabajo, colegio.
Bastantes días haraganeamos.
Hoy compré unas agendas de papel, sí, todavía me gusta anotar los compromisos, aun cuando las agendas digitales son más populares.  En el barrio Meiggs se puede comprar por mayor para regalar a las amigas.
Ahora a mirar cómo se viene el año próximo, porque de este ya queda un suspiro, amén de tanta actividad de fin de año, las 24 horas se hacen pocas.
Planifico.
Me motivo.
Doy gracias a Dios. 
Este 2017 ha sido un tiempo maravilloso, dejando de lado -claro está-,   esos bemoles que hacen la sabrosura de la vida,  pero nos han dado más de un dolor de cabeza.



--------------------------------------------------------------
" El Espíritu del Señor está sobre mí, 
Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; 
Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; 
A pregonar libertad a los cautivos, 
Y vista a los ciegos; 
A poner en libertad a los oprimidos; 
A predicar el año agradable del Señor."

Palabras de Jesús en el Evangelio de  Lucas 4:18-19

---------------------------------------------------------------

lunes, 18 de septiembre de 2017

Santiago tomado por aves solitarias.

“La única cosa que nos consuela de nuestras miserias es el divertimiento, 
y, sin embargo, es la más grande de nuestras miserias. 
Porque es lo que nos impide principalmente pensar en nosotros, 
y lo que nos hace perdernos insensiblemente. 
Blaise Pascal 

Mis amigos se van por las Fiestas Patrias.
El viernes por la tarde la ciudad quedó como pueblo deshabitado.
¿A dónde irán?
No importa mucho, la idea es salir de casa, estar donde todos están, la playa, el Norte.
Al extranjero si hay más “lucas”.
Cada año me asalta las mismas interrogantes, con ligeras variaciones.
¿Por qué escaparse de su casa?
¿Por qué no intentar el placer de dormir hasta tarde, comer cualquier cosa y vagabundear por la ciudad?
Trabajan con horarios inhumanos, a veces muchas horas de pie, el estrés los consume ¿por qué conducen en filas descomunales para salir de Santiago (y para volver)?
Una querida amiga tiene su teoría, “no les gusta la soledad”, me dice.
¿Será?
“Estar solo –dice Ely- los enfrenta con sus miedos, sus deseos insatisfechos y su necesidad espiritual”.
Tal vez tenga algo de razón.
La ciudad se ha vuelto opresiva, muchos vehículos, mucho ruido, poca paz en las calles.
Lo extraño es que todos se van y llevan consigo el ruido.
Por mí, qué disfrute.
Canto de aves,  buenas lecturas, aire primaveral y un menú  especial para celebrar a Chile.
Días perfectos.


---------------------------------------------------------

 «Quédense quietos, reconozcan que yo soy Dios.
 ¡Yo seré exaltado entre las naciones! 
¡Yo seré enaltecido en la tierra!»

Salmos 46:10

------------------------------------------------------------ 

jueves, 14 de septiembre de 2017

Contar la vida.

Me preguntó
la historia de mi vida.
Pensé, pregunta sospechosa
Intrigante
¿Por qué estaría alguien
Interesado en mí?
Y ¿cómo podría relatar los días
Los años, las veces que lloré
Las mil horas de espera
Las humillaciones
La intensa alegría
La soberana paz
Las olas tocando el borde, amenazantes
La tierra moviendo su estructura?

¿Cómo explicar la perplejidad que provoca
el amor de Dios?

¿Cómo contar la resplandeciente mañana
De la revelación?

Toda historia es sesgada
Una imagen detenida en el tiempo
El boceto de un pintor tenaz
La pobre interpretación de un momento inasible.
Ni con todo empeño
Ni con todas las palabras
De una vida solo se sabe
Fechas, anécdotas, notas al margen.




----------------------------------------------------------
 
  Mientras vivimos en este cuerpo terrenal, 
gemimos y suspiramos, 
pero no es que queramos morir 
y deshacernos de este cuerpo que nos viste. 
Más bien, 
queremos ponernos nuestro cuerpo nuevo 
para que este cuerpo que muere sea consumido por la vida. 
Dios mismo nos ha preparado para esto, 
y como garantía nos ha dado su Espíritu Santo.

2 Corintios 5:4-5


---------------------------------------------------------------

lunes, 11 de septiembre de 2017

Conversaciones de sobremesa.

 "No hay nada como naufragar en el océano infinito del amor de Dios".

Conversamos con algunos amigos en la sobremesa de un buen almuerzo.
Las declaraciones grandilocuentes de algunos personeros de la presidencia y sus detractores nos desconciertan.
Para unos este gobierno está haciendo historia cambiando una gran cantidad de leyes que -según ellos- darán un giro a nuestro país (no se explicita si el giro es más a la izquierda o al centro).
Para otros es el peor gobierno que hemos tenido, justamente por las leyes que se están promulgando.
¿Vivimos una ficción?
¿Alguien mueve los hilos y nosotros no sabemos nada de nada?
¿Cómo puede escribirse nuestra historia cuando hay tanta diferencia en cada mirada?
Cero objetividad.
Cero imparcialidad.
Cero pensamiento crítico.
Es como si estuviéramos en medio de dos “barras bravas” peleadas a morir.
-Bueno, acota uno de los comensales, para algunos todavía Allende es lejos el mejor gobernante que hemos tenido. Y para otros el peor. No hemos cambiado demasiado en nuestras percepciones.

No sé si en todos los países será así.
Muy poco he salido de Chile, no tengo punto de comparación. Imagino que algunos serán más ecuánimes, otros más beligerantes, al final del día si no hay una devoción por Dios, la política, el grupo, el clan o su equipo favorito se transformará en una religión.
El dogma no se puede discutir.
Claro que nada de lo que sostenemos  tibiamente o a ultranza da el ancho para una “guerra santa”.
¿O sí?

----------------------------------------------

 El que ama a su padre 
o a su madre más que a mí, 
no es digno de mí. 
El que ama a su hijo 
o hija más que a mí, 
no es digno de mí.
El que no toma su cruz y me sigue, 
no es digno de mí. 
El que halla su vida, la perderá; 
y el que pierde su vida por causa de mí, 
la hallará.


Evangelio de Mateo 10:37-39

-------------------------------------------------

viernes, 8 de septiembre de 2017

Dos poetas chilenos.

"Las montañas duermen abajo y quizás las
margaritas enciendan el campo de flores
blancas. Un campo donde Los Andes y el
Pacífico abrazados en el fondo de la tierra
muerta despierten y sean como un horizonte
de flores nuestros ojos ciegos emergiendo
en la nueva primavera,..."

Don Nicanor estrenó el martes recién pasado año nuevo.
103 bien vivimos y “escribidos” septiembres.
A Raúl Zurita se le otorga un premio más.
"El poeta chileno Raúl Zurita se hizo acreedor de la versión número XVII del Premio Iberoamericano de Letras José Donoso 2017, reconocimiento que desde el año 2001 entrega la Universidad de Talca. "
"Qué maravilla, que sorpresa y que alegría", fueron las palabras con que el escritor respondió a la noticia que recibió en Colombia, donde se encuentra participando en un festival de poesía.”

Job, David y Salomón.
Zurita, Hahn, Borges y Parra han dado a mi vida momentos esplendorosos, casi tanto como una puesta de sol sobre el Pacífico o una llovizna sobre Santiago en pleno febrero,  cuando el sol amenaza dejarnos achicharrados.
Tantas palabras...son el mejor regalo y privilegio de Dios que ha dado a los hombres.


-------------------------------------------------
Que nunca te abandonen el amor 
y la verdad: 
llévalos siempre alrededor de tu cuello 
y escríbelos en el libro de tu corazón.
Proverbios 3:3
---------------------------------------------------