martes, 29 de mayo de 2012

¿Cómo te lo puedo decir?


¿Cómo te lo puedo decir?
Para que creas,  para que veas
¿Cómo te lo puedo decir?

¿Cómo te lo puedo decir?
Para que entiendas
Para que sientas
¿Cómo te lo puedo decir?
Si ya lo dije en esa cruz cuando morí
Que vales tanto que mi sangre derramé por ti

Y a tu lado yo estaré en la tormenta
Y nunca te dejare ten la certeza
Si en el valle de la muerte tú te encuentras
Con mis alas yo te cubriré
Seguro tú estarás

¿Cómo te lo puedo decir?
Para que vivas, para que rías
¿Cómo te lo puedo decir?
¿Cómo te lo puedo decir?
Para que avances y en Mí descanses
¿Cómo te lo puedo decir?
Si ya lo dije en esa cruz cuando morí
Que vales tanto que mi sangre derramé por ti…



Canción de J. Adrián Romero
la música también aquí:

 




viernes, 18 de mayo de 2012

Contra la corriente.

Y no adopten las costumbres de este mundo,
 sino
transfórmense por medio de la renovación de su mente,
 para que comprueben
cuál es la voluntad de Dios,
que es buena, agradable y perfecta.


Romanos 12:2

jueves, 10 de mayo de 2012

La marea de los cambios.


Cuando era más joven mi lucha constante fue con dos asuntos que nos repetían constantemente.  El corte del cabello  y el uso de pantalones por parte de las mujeres.
Cuando lo cuento a mis amigos (as) -por cierto, bastante más jóvenes que yo-, me miran como si viniera de otro planeta. Ellos luchan por tener la presencia de Dios, conservarse puros en un medio hostil como la universidad,  mantener buenas relaciones en su grupo de alabanza o encontrar su propósito en Dios, etc.
Nuestras luchas eran definitivamente banales y gracias a la revelación del Espíritu dejamos esos comienzos medio vergonzosos. Pero vaya que nos tomó tiempo encontrar el camino.
Ni hablar de la tv., el cine o los libros de Agatha Cristhie, Cortázar o Nicanor Parra (por nombrar algunos).  Se soportaba el Quijote de la Mancha por eso de la lectura obligatoria del colegio, pero de ahí, nada.
Dicen que la iglesia está más light. No sé que será peor, si esa restricción fundamentalista basada en tradiciones impuestas por líderes poco preparados en la Palabra o este tiempo donde hay tanta versión de la Biblia al alcance del más lego, medios de comunicación mundiales y acceso el youtube sin problemas.
Y ni que hablar de los canales de Tv evangélicos, las radioemisoras AM-FM y online, las casas editoriales en todo el mundo, etc.
¡Qué cambios ¿no Jésica?!
Todavía no sé determinar si son mejores o peores, lo que entiendo es que Dios es el Señor, dueño de cada día y me ha permitido ser testigo de innovaciones maravillosas. Me siento privilegiada, definitivamente.

 
 xxx
¡Bendito sea por siempre el nombre de Dios,
porque suyos son el poder y la sabiduría!
 Tú cambias los tiempos y das  las oportunidades,
 consolidas gobernantes o depones  a otros.

A los sabios y entendidos les das gran sabiduría,
 y les revelas lo profundo y lo escondido;
Tú conoces lo que está en tinieblas, pues Tú eres la luz.

(Libro de Daniel 2:21-22)
xxx