lunes, 27 de enero de 2014

Loca pasión.


Este mismo sol rodeó al apóstol
El mismo sol iluminó su ruta
El mismo sol me abraza
La pasión que me carcome
“el celo por tu casa me consume”
El ímpetu en acecho
La cabellera desgarrada sobre el polvo
La mano alzada en devoción
¿Cómo puedes ignorar mi amor?
¿Necesitas ver mis manos destrozadas?
¿Quieres mirar mi corazón herido?
¿No es  la palabra como fuego?
¿Vas a regresar en  el último suspiro?

Aún así, te espero bajo el sol que se extingue.





miércoles, 22 de enero de 2014

Otras humillaciones.

Estoy en la fila del banco. 
Un hombre anciano se acerca a la caja. 
Espera algo. 
Es pequeño, usa camisa abotonada a pesar del calor, el pelo con gomina, formal y sobrio. De pronto alza la voz venciendo la timidez, resuena el espacio aséptico y silencioso: “he hecho fila por años, a mi edad ya es difícil esperar media hora, señor…“ (se dirige al cajero) 
El hombre de la caja lo mira con cierta indiferencia, “tiene que esperar”, le dice ásperamente. 
El anciano vuelve a protestar, alguien de la fila le cede el lugar, todos nos sentimos incómodos, la humillación ajena es casi tan dolorosa como la propia. 
Alguien de la fila también levanta su voz, apoyando. 
Antes que se arme un enredo y aparezca el jefe, el cajero llama al anciano, cuenta uno a uno los billetes, lentamente, como si atendiera a un niño. A estas alturas, con el dinero en sus manos, el anciano recupera la ecuanimidad, se retira dando gracias tímidamente. 


----------------------------------------------------------------. 

El humilde se alegrará de nuevo en el SEÑOR 
y los necesitados encontrarán felicidad en el Santo. 
El dictador dejará de existir, 
el arrogante no permanecerá… 

Isaías 29:19 
 -----------------------------------------------------------------.

jueves, 9 de enero de 2014

Vértigo de Año Nuevo.


Da un poco de vértigo. 
Visito una amiga en el 11 piso de un edificio, miro la ciudad desde la altura, la lejanía, la permanente trayectoria de los seres humanos, el complicado e imparable movimiento de la capital. 

De regreso a casa observo un calendario que he colocado frente al PC y tengo la misma sensación, vértigo. 
365 días (menos 9), todos nuevos, llenos de eso que vi desde las alturas,  esperanzas, carreras, expectativas, tránsito continuo, luchas, cambio...


. ……………………………………….............…………………………… 

“…una cosa sí hago: 
me olvido ciertamente de lo que ha quedado atrás, 
y me extiendo hacia lo que está adelante;
 ¡prosigo a la meta, 
al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús! 


Filipenses 3:13
 ……………………………………………………………………