viernes, 11 de noviembre de 2011

Tú tienes la llave.




Dime, ¿qué estás esperando?
¿Qué te arruine la tormenta
O aferrarte a sus promesas?
Dime, sé que ha sido fuerte
Tu travesía y has querido amordazarte
Encerrándote en ti mismo
Olvidaste que la llave del triunfo
Te la dieron a ti.
No existe fuerza que pueda silenciar la voz
De un pueblo que sabe mirar a los cielos
y no refugiarse en su propia prudencia.
No hay un sonido más fuerte que la voz de un pueblo
Que grita Tu Nombre 
Y ha silenciado sus grandes temores
Por Tu Providencia.
Somos un pueblo invencible
Que no se detiene ante lo imposible
Que afirma sus pasos solo en Su Palabra
Que es la verdad 
Somos la viva esperanza
De un pueblo que espera que cambien las cosas
Levanta tu voz, olvida tus penas
Y comienza a cantar.
//: Nada me faltará porque Tú estás aquí
Tú eres mi provisión vivo feliz://


 Del álbum "Mi vida".


lunes, 7 de noviembre de 2011

Mujeres en el trabajo.

A menudo estamos insatisfechas con nuestro trabajo.
Siempre queremos más, cambiar, tener un mejor salario, superarnos. 
Y eso está bien. 
Sin embargo, la alegría de lo que somos y tenemos debería superar nuestras limitaciones y poner en nosotras el agradecimiento hacia Dios que nos permite servir en el mundo... y que nos paguen por ello.
Me ha impresionado el esfuerzo que hacen estas mujeres en Guatemala para llevar leña a sus hogares. 
Una gran imagen de valor. 


*************************************************************
¡Dichoso serás, y te irá bien,
cuando te alimentes del fruto de tu trabajo! 
Salmos 128:2
***********************************************