viernes, 8 de enero de 2021

Mermelada de cáscara de sandía.

 La cáscara de esta exquisita fruta me inspira a cocinarla. No puedo tirarla al compost, decido colocarle azúcar y macerarla hasta el día siguiente. Después de un par de horas de cocción, ah, un manjar. 

Si te animas, esta es mi receta.

Una sandía grande, solo la cáscara cortada en trozos muy pequeños.
Azúcar.
1 Limón.
Una manzana para darle espesor. .
Una olla de acero inoxidable o enlozada; nunca aluminio. 
2 o 3 frascos de vidrio de 1/2 kg..
10 nueces troceadas, totalmente opcional.

Preparación.
En la noche (especialmente estas de cuarentenas "dinámicas", todo está en silencio y calma),  una buena música y a pelar dejando la parte blanca y un poco de la rosada, cortar trozitos con santa paciencia, tú sabes, cocinar es eso, sentido de utilidad, conservación de la especie y un poquito de gourmet.
Mido en tazones: 10 de sandía, 4 de azúcar (si eres dulcera, 5)
La dejó macerar hasta el día siguiente en el refri, con 35 grados es mejor asegurarse.
Por la mañana coloco la olla a fuego fuerte hasta que hierve. Le bajo el calor al mínimo y le coloco el zumo del limón y la manzana rallada hecha puré. Cada cierto tiempo se revuelve, hago otras cosas, el ambiente se va perfumando. Hiervo dos frascos de vidrio recubiertos con papel de cocina por precaución. 
El tiempo de espesor dependerá de tu cocina, del ambiente invierno-verano, tu paciencia.
Tengo dos frascos para guardar y un pocillo que degustamos "al tiro".
Le coloco algunas nueces al momento de servir.
¿Mucho trabajo?
Mmmmm, sí. 
Pero te garantizo que es inigualable. Como para sorprender en un día especial.



-----------------------------------------------------------------

El que piensa bien las cosas se le llama inteligente; 
quien habla con dulzura convence mejor.


Proverbios 16:21

-----------------------------------------------------------


No hay comentarios: