jueves, 25 de mayo de 2017

La historia detrás de las palabras: Yámana.


Acompaño a un amigo a la Posta de Urgencias.
Mientras esperamos atención médica observo las personas, varios haitianos, alguna venezolana (el acento los delata) y chilenos con cara de malestar. No es un lugar para reír, sin duda.

Miro con interés las paredes recién pintadas, han colocado una exposición de fotografías, me acerco a leer las placas grabadas con la explicación de cada una.
Todas muestran rostros curtidos de los yámana, habitantes del fin del mundo, indígenas de los hielos, nativos de temperaturas menos 12 grados, hielo, aguas gélidas, vida muy simple.
Tan inocentes. Pareciera gente sin pecado. Mirada directa y seria.

Pienso en Felipe y María amigos que viven en Puerto Williams y apenas conocen el sol.
Cuando nos visitan no soportan el calor de la capital. Siempre ríen cuando reclamo por el frío de Santiago, "no podrías vivir al Sur del mundo", me dicen.

Los yámana apenas se vestían con unas pocas prendas ¿cómo soportaban las bajas temperaturas?
Tengo que saber su secreto, porque nuestros inviernos son cada día más helados.
 
----------------------------------------------------------
" ¿Quién no te temerá, Señor, 
y glorificará tu nombre?
 Pues solo tú eres santo. 
Todas las naciones vendrán y adorarán delante de ti, 
porque tus obras de justicia han sido reveladas".

Apocalipsis 15:4 
--------------------------------------------------------- 

Si sientes curiosidad, mirar aquí:

http://www.acercandoelmundo.com/contenidostemas/contenidos.asp?id=55


lunes, 22 de mayo de 2017

La voz.

La noche del día que la U. de Chile ganó el Campeonato Nacional de fútbol, oré a Dios.
Pedí una señal, oír su voz, algo.
Algo que menguara un poco el frío glacial que se ha instalado después de las lluvias y relegara a segundo plano las noticias mundiales, cada vez más raras y difíciles de comprender.

Desperté asustada,  en la profunda oscuridad  alguien voceaba mi nombre con fuerza.
De un salto me levanté y a la manera del profeta Samuel exclamé: “hable, Señor, su sierva escucha”.

Extrañamente - a diferencia de otras noches-, un ruido incesante de vehículos rompía el silencio natural de las tres a.m.




Fotografía de Santiago, tomada de aquí:
http://elevation.maplogs.com

lunes, 15 de mayo de 2017

Comprensión lectora.

El tiempo avanza a velocidad inusitada.
No sé cómo lo hacían nuestros antepasados cuando se leían esos mamotretos de 800 a 3.000 páginas, como el Ulises, En busca del tiempo perdido, La guerra y la paz, o los más modernos, Conversación en la Catedral y Cien años de soledad.
¿Tenían más tiempo?
¿Los días eran de 48 horas?
¿La luz era más resplandeciente o sus ojos más resistentes?
¿Trabajaban menos?
Aparte de largas lecturas, su comprensión del texto era más acabada y profunda que hoy.
Recuerdo cierto libro (no quiero nombrarlo para no prejuiciarles) , cada vez que llegaba a la página 50 me bloqueaba. Después de tres intentos me rendí a la evidencia que no pasaría de ahí, mis limitaciones son difíciles de superar.

Hace unos días conversaba con una amiga –joven lectora destacada - y me decía, “mis compañeras no comprenden lo que leen, ni siquiera los mensajes de Wathsapp, no entiendo cuál es la complicación”. Recordé aquella historia que detallara el escritor Lucas en el libro de Los Hechos:
“Felipe corrió para alcanzar el carruaje.
Cuando ya estuvo cerca, escuchó que el oficial leía el libro del profeta Isaías.
Entonces le preguntó: — ¿Entiende usted lo que está leyendo?
Y el oficial de Etiopía le respondió: — ¿Y cómo voy a entenderlo, si no hay quien me lo explique?
Dicho esto, el oficial invitó a Felipe a que subiera a su carruaje y se sentara a su lado.
En ese momento el oficial leía el pasaje que dice:
«Fue llevado al matadero, como se lleva a las ovejas para cortarles la lana. Como si fuera un cordero, él ni siquiera abrió su boca. Fue maltratado y humillado, pero nunca se quejó.
No lo trataron con justicia; no llegó a tener hijos porque le quitaron la vida.»
El oficial le preguntó a Felipe: —Dígame usted, por favor: ¿está hablando el profeta de él mismo, o de otra persona?
Entonces Felipe, partiendo de ese pasaje de Isaías, le explicó las buenas noticias acerca de Jesús. “ (Hechos 8: 30:35)

Tal vez es eso, necesitamos “alguien” que nos revele el significado de las palabras, que nos explique los porqués, el cuándo y el cómo de lo que leemos.

Leer es un acto de fe.
Necesito alguien que descorra la cortina.
Necesito la revelación de las palabras, el click, la iluminación...



--------------------------------------------------------------

 Si eres capaz de leer estas palabras
 y explicarme el significado, 
te haré vestir con mantos púrpuras,
 propios de la realeza, 
y recibirás una cadena de oro en el cuello...

Daniel 5:16

---------------------------------------------------------

miércoles, 10 de mayo de 2017

Atardecer de un día cualquiera.

Es el atardecer de un día de trabajo.
Los funcionarios caminan entre las hojas caídas de la vereda dejando sobre sus escritorios las peticiones que la comunidad hace al Municipio.
Los muchachos pasan riendo y conversando en voz alta, la juventud se mueve inquieta en sus cuerpos que cambian día a día, pareciera que les quedan estrechos.
El sol se detiene sobre la Cordillera de los Andes iluminando las grietas y los restos de nieve en las alturas.
Es el otoño que nos regala una luz dorada y fugaz, la belleza alienta el corazón, una brisa venida del poniente juega entre las hojas y alborota ligeramente los cabellos, la tarde se mueve como si hubiera trabajado sin parar y cansada espera recostarse en la oscuridad que bordea de sombra los objetos.
Poco a poco la ciudad se adormece, se encienden las luces de los departamentos, la televisión va proyectando las noticias del día y esbozando los pronósticos de un mañana hipotético. Decae el tráfico vehícular, desaparece la prisa. 
Hay tanta paz en la ciudad dormida, disfruto el silencio de la noche, silencio roto apenas por el canto de un zorzal que busca apresurado su nido.



-----------------------------------------

"Al anochecer,
 al amanecer 
y al mediodía 
oraré y clamaré;
y él (Dios) oirá mi voz."

Salmos 55:17 


-----------------------------------------

lunes, 8 de mayo de 2017

Regalo.

Recibo con gran alegría este regalo de mi amigo y hermano Cris.
Gracias por su talento y su cariño.
Lo comparto porque esta oración anima nuestro espíritu y creo  que si la memorizamos será un arma poderosa para los días difíciles, que espero no lleguen nunca a tu vida.



jueves, 4 de mayo de 2017

Salvación.

"Estaba en la parada del bus, llovía a cántaros.
Habían informado en las noticias que este sería el año más lluvioso de los últimos cincuenta años y parece que tenían razón. La calle amenazaba con desbordarse y del bus ni una seña.
De pronto vi aparecer de la nada una camioneta azul, bajaron dos muchachos altos y me tomaron por los hombros sin decir nada. Cuando desperté no tuve idea hacia dónde nos dirigíamos, solo supe con certeza que estaba en peligro.
El vehículo se alejaba de Santiago, las luces eran más tenues, uno de los muchachos se bajó a comprar cigarrillos, ya había recuperado mi conciencia plenamente y me di cuenta de la realidad. En un descuido de mi acompañante salté fuera del vehículo y corrí, corrí, corrí desesperado hasta que los gritos y amenazas quedaron atrás, llegué a una plazuela de pueblo, un hombre me indicó la Comisaría, allí me calmé, revisé mis documentos, todo estaba ahí, incluso el dinero.

Al colocar la denuncia el policía me explicó que estaba operando una banda de secuestradores dedicados a la venta de órganos humanos. Me recorrió un escalofrío y solo pude balbucear  “gracias, Dios”.
Se ha salvado de milagro, me dijo el funcionario."

(Historia contada por un amigo -deportista él- que pudo terminar en tragedia. Lo salvó la gracia de Dios y su buen estado físico.)


------------------------------------------------------------------------

 ¡El Señor mismo te cuida!
    El Señor está a tu lado como tu sombra protectora. 
 El sol no te hará daño durante el día,
    ni la luna durante la noche.
El Señor te libra de todo mal
    y cuida tu vida. 
 El Señor te protege al entrar y al salir,
    ahora y para siempre.

Salmos 121


----------------------------------------------------------------------------


La foto: tomada de aquí
 http://vaganciapormibarrio.blogspot.cl/

lunes, 1 de mayo de 2017

La primera lluvia.

La primera lluvia de otoño es dulce, suave, con adornos platinados que se posan sin ruido en las fisuras de la ciudad que espera sedienta.
Dicen que este ha sido un año de sequía.
Los niños corren en la vereda y buscan hojas caídas para disertar en su curso de infantes.
Las madres los llaman para que no se alejen en el entusiasmo de la recolección.

La primera lluvia de otoño tiene un tono amable de oboe y violín, de arpa y flauta, de silbido y risas, de perfumes y matices café, grises y azules. Como si se nos mostrara un país en color entre sepia y vintage.

Al interior de los hogares brilla el fuego, hierve el agua, aroma el café.
Abre la puerta el trabajador y lo abraza el halo tibio, el cuerpo respira hondo, la dicha se instala en sus huesos.
La vida es tan buena cuando se regresa a la casa de paz.


--------------------------------------------------------------
 Si ustedes viven conforme a mis leyes 
y tienen presentes mis mandamientos 
y los cumplen, 
entonces les mandaré lluvias en el momento indicado
 para que la tierra produzca sus cosechas 
y los árboles les den sus frutos.

Levítico 26:3-4  (PDT)

-------------------------------------------------------------

jueves, 27 de abril de 2017

Regala libros.

Me regalan un libro.
Un amigo al que no veo desde un par de años, ha publicado una novela. De sopetón la coloca sobre mi falda –estamos asistiendo a un seminario-, “quiero que me des tu opinión”, me dice con voz terminante, como si yo fuera una especie de DRAE o se me conociera por crítica de literatura.
Es verdad, me gusta leer -hay una felicidad espectante en el solo acto de abrirlo- pero eso de tener la responsabilidad de comentarlo, más aún las 500 y tantas páginas está lejos de mis inclinaciones, amén del tiempo que por estos días tiene llena la agenda.

Recordé con nostalgia aquella joven que una Navidad me obsequió un libro, una suerte de obra difícil de entender, ella no tenía idea cuál era la diferencia entre uno bueno y uno…en fin, ese. Me lo regaló con tanto afecto que lo leí en un  "dos por tres". Ni siquiera recuerdo el título, solo pienso en  ella,  feliz al dar algo que me gustaría.

Aquella fue la suprema vergüenza de mis tiempos estudiantiles.  Le regalé un libro a mi profesora de Pentateuco sin leerlo antes, craso error que no he vuelto a repetir. Al poco tiempo me pregunta "¿ud leyó el libro que me regaló?". Reconocí que no y su comentario me dejó helada "pues era bien escabroso y subido de tono, por calificarlo de alguna manera".

Creo que un libro es un gran regalo -más aún por estos días que se celebró el Día Internacional del Libro, -domingo 23-, pero hay que tomar las mínimas precauciones, en especial si es tu profe, soltera, fundamentalista,  con  más de 40 años y el título no dice nada del contenido.
Supe de un pequeño de 6 años que supera a sus compañeros en lectura. Llega por las tardes a leer su Biblia con ilustraciones, regalo de cumpleaños de algún invitado.

Leer esto o lo otro es cuestión de perspectiva e intereses.
A unos los atrae la política, otros los poemas o la filosofía, grandes novelas o análisis teológicos.
También yo (mea culpa) leí alguna vez a una azucarada Corín Tellado, Cumbres Borrascosas, el Conde de Montecristo y Agatha Cristie, nunca negaré lo entretenidos que fueron.

Volviendo al presente ¿qué hago con este librote?
Tal vez me lleve varios meses dar una opinión, porque de eso estoy segura, tendré que leerlo, si un amigo escribe una obra de este grosor, amerita hacer el intento.
Ahí está, silencioso sobre la mesita de noche, iluminado por la luz tenue de una ampolleta led. Quizás hay guerreros esperando contar sus hazañas, o muchachas que mueren de amor, o tal vez un profeta con un mensaje apocalíptico, nada se puede saber hasta abrir las páginas, tal vez es una joya literaria ¿será?




--------------------------------------------------------------------

Cuando llegó a Nazaret, 
 la aldea donde creció,
 fue como de costumbre a la sinagoga el día de descanso
 y se puso de pie para leer las Escrituras.  
 Le dieron el rollo del profeta Isaías.
Jesús lo desenrolló y encontró el lugar donde está escrito lo siguiente:
 «El Espíritu del Señor está sobre mí,
    porque me ha ungido 
para llevar la Buena Noticia a los pobres.
Me ha enviado a proclamar que los cautivos serán liberados,
    que los ciegos verán,
que los oprimidos serán puestos en libertad,
     y que ha llegado el tiempo del favor del Señor ».


Lucas 4:16-19

------------------------------------------------------------------- 


lunes, 24 de abril de 2017

Fragmentos (parte tres: la verdad)

 
Mi amiga Tam es brillante para exponer temas de Apologética.
Ella me ha motivado a investigar este tipo de literatura que no era de mi mayor interés. Tal vez porque trabaja con grupos de universitarios y yo me dedico a las mujeres y los adultos.
En la vida nos inclinamos por los diversos temas cuando se conjugan la variables que -en muchos casos- no dependen de nosotros sino de la gracia de Dios, su propósito y las personas que nos acompañan en el trabajo educativo.
Gracias, amiga.

"Si tenemos que retornar a la verdad para dar sentido a la existencia, ¿a qué verdad retornaremos? Si hay tantas visiones del mundo, ¿cómo garantizar cuál de ellas es la correcta? Ravi Zacharias nos ofrece algunos criterios para (aquilatar) las propuestas de cualquier cosmovisión: “El sentido común dice que al establecer la convicción en una creencia, hacemos más que ofrecer un deseo del corazón o presentar algunos elementos aislados de las creencias del que hace las reivindicaciones, con las cuales saltamos a conclusiones grandiosas. La verdadera defensa de cualquier reivindicación también debe enfrentarse con las evidencias que la cuestionan o contradicen. En otras palabras, la verdad no es solamente una cuestión de ofensiva, en el sentido de hacer algunas afirmaciones. También es una cuestión de defensa, en el sentido de que debe ser capaz de dar una respuesta racional y sensible a los argumentos contrarios que se sucintan”.

En las palabras de Adela Cortina, “si la fe pretende ser comunicable, debe poseer una base de argumentación que posibilite el diálogo y destruya la desconfianza que produce su resistencia a dejarse examinar por la razón!”
Eso vale para cualquier fe (creencia). Una visión del mundo tiene que ser evaluada por la forma amplia como interpreta la realidad, como también por la suficiencia y coherencia de las respuestas que provee a las preguntas sobre fundamentación de los valores morales, destino final de la humanidad, razón de nuestra existencia, etc.
Está claro que algunas respuestas pueden coincidir en algunos sistemas, pero, mirando para el todo, ¿qué visión del mundo posee propuesta compatible con nuestro deseo no refrenado por la belleza, la verdad y la justicia? Tal vez sea muy pronto para dar una respuesta definitiva. Mantenga la mente abierta para considerar la propuesta cristiana. El enfoque que daremos a continuación propone dar evidencias de cuán completa es la cosmovisión del cristianismo.
En primer lugar considere: ¿Dios existe o es solo una ilusión humana, originada por deseos reprimidos o fantasías ancestrales? Son indagaciones como esas las que el próximo estudio se encargará de responder. "
 Para leer el total del tema aquí:






jueves, 20 de abril de 2017

Fragmentos (parte dos, el Espíritu Santo)

Uno de mis autores favoritos ha sido Nee To Sheng, admirado y respetado  por todos los evangélicos, independiente a la denominación que pertenezcan.
Mucho de lo que escribió está en esta página, son reflexiones profundas y sabias.
http://www.librosdelministerio.org/watchman-nee-books.cfm

Te las comparto porque estoy segura que hallarás en ellas muchas respuestas y te servirán para sobrellevar esos momentos de crisis, días donde necesitamos sacar de nuestros recursos interiores para salir airosos y sin demasiadas heridas, por el contrario ganemos en sabiduría de vida.
Y aquí un fragmento: ¿En qué consiste la realidad espiritual?

" Posiblemente hayan escuchado muchas enseñanzas, pero éstas no pueden reemplazar la obra del Espíritu. Si el Espíritu no ha laborado en nosotros, las riquezas del Señor no pueden ser nuestras; como consecuencia, no tenemos nada que compartir con los santos. Así que, el Espíritu Santo tiene que hacer una obra en nosotros para que podamos ser útiles en las manos de Dios. El creyente no debe caer en una condición tan pobre que el Espíritu Santo no pueda intervenir. Creemos que el Señor no suelta a nadie que se haya encomendado en Sus manos, y que cada prueba tiene el propósito de ensancharnos y enriquecernos. Cuando pasamos por pruebas, nos enriquecemos; y si estamos angustiados, conocemos a Dios mucho más. De este modo, gradualmente llegamos a estar facultados para suministrar vida a los hijos de Dios en la iglesia."


---------------------------------------------------------------------
El viento sopla de donde quiere, 
y oyes su sonido; 
mas ni sabes de dónde viene, 
 ni a dónde va;
 así es todo aquel que es nacido del Espíritu.  
 Les he dicho estas cosas mientras estoy con ustedes.  
 Pero el Espíritu Santo, 
a quien el Padre enviará en mi nombre, 
los consolará
 y les enseñará todas las cosas, 
y les recordará todo lo que yo les he dicho.

Juan 3:8 y 14:25-26


------------------------------------------------------------------------

lunes, 17 de abril de 2017

Fragmentos. (Parte uno: Jesús)

¿Cuántos trozos tiene el todo de algo?
Como J. L. Borges se preguntara alguna vez " Todo lenguaje es un alfabeto de símbolos cuyo ejercicio presupone un pasado que los interlocutores comparten; ¿cómo transmitir a los otros el infinito Aleph, que mi temerosa memoria apenas abarca?  "
No puedo responder a muchas preguntas.
En realidad cada día leo más y sé menos.
Podríamos instuir ciertas aproximaciones, la pizza de domingo se dividirá en los comensales que haya.
A veces tres o cuatro.
El pan del desayuno se distribuye para que al día siguiente haya uno fresco de nuevo, los chilenos aman el pan recién salido del horno.
La tierra está compuesta de muchas naciones. Miro un globo del mundo y juego a buscar países ignorados, cada uno un fragmento que no conoceré, no me quejo, solo me embelesa saber que existen en la imposibilidad de cualquier viaje.  Con el tiempo he comprendido mis limitaciones.
Chile tiene 14 regiones, ninguna es igual a otra.
¿Cuántas partes se necesitan para formar un total notable?
Tal vez solo dos, o quizás muchos, o infinitos.
Depende de extrañas variables, el ánimo, el interés, la conexión, el momento, en fin.
Así que nos lanzamos a este mar de trozos, palabras que pueden hacernos soñar, viajar sin movernos del escritorio y edificar en nosotros la solidez de la fe en la belleza y la eternidad.

…………………………………………………………………………………………
Jesús:
" El Credo de los Apóstoles pasa apresuradamente por la vida de Jesús en un solo párrafo, comenzando con su nacimiento y saltando de inmediato a su muerte, descenso al infierno y ascenso al cielo. Un momento. ¿Acaso no falta algo? 
¿Qué sucedió en el intervalo entre su nacimiento de la Virgen María y su sufrimiento bajo Poncio Pilatos? 
Por alguna razón todo lo que Jesús dijo e hizo en treinta y tres años en la tierra queda descartado en la prisa por interpretar su vida. ¿Cómo pasó la vida aquí en la tierra? 
Los recuerdos de la Escuela Dominical de hecho me distraen de mis esfuerzos por imaginarme la vida diaria de Jesús, porque me la presentaron en escenas de inanimado franelógrafo. Ahí está enseñando. Éste es Jesús abrazando a un cordero. Ahora está hablando con una samaritana y miren, otra conversación con un hombre llamado Nicodemo. Lo que más sea próxima a la acción sucedía cuando los discípulos, en sus barcas miniatura, se balanceaban en el mar azul del franelógrafo. Recuerdo una escena de Jesús en el templo, con un látigo en la mano, pero no armonizaba con nada de lo que había aprendido acerca de Él. Desde luego que nunca lo vi en una reunión. En la Escuela Dominical pude haber aprendido hechos acerca de la vida de Jesús, pero como persona, siguió distante y en dos dimensiones. 
Las películas acerca de Jesús me ayudaron a que para mí adquiriera vida. Algunas de ellas, como Jesús de Nazaret de Zefirelli, procuraron a toda costa recrear ambientes fieles a los relatos evangélicos. A diferencia de las plácidas escenas en franelógrafo, las películas mostraban a Jesús en acción, rodeado de espectadores revoltosos que se empujaban para conseguir verlo mejor e insistir en sus reclamaciones. Al ver estas películas y volver luego a los evangelios, trato de ponerme en mi papel familiar de periodista, o por lo menos en su equivalente del siglo primero. Me mantengo al margen, escuchando y tomando notas, para captar algo de Jesús en mis reportajes, aunque al mismo tiempo consciente de que está produciendo un efecto personal en mí. ¿Qué veo? ¿Qué me impresiona? ¿Me perturba? ¿Cómo puedo transmitirlo a mis lectores?  
No puedo comenzar por donde suelo hacerlo cuando escribo un reportaje acerca de una persona, por describir el aspecto del personaje. Nadie lo conoce. Los primeros retratos semireales de Jesús son sólo del siglo quinto, y fueron simple especulación; hasta entonces los griegos lo habían presentado como una figura joven, imberbe, parecida al dios Apolo. En 1514 alguien falsificó un documento bajo el nombre de Publio Léntulo, el gobernador romano que sucedió a Poncio Pilatos, con esta descripción de Jesús: Es un hombre alto, bien formado y de aspecto amistoso y que inspira reverencia; su cabello es de un color difícil de igualar, y le cae en delicados rizos ...dividido en la parte alta de la cabeza, y le fluye hasta la frente según la costumbre de los nazarenos; la frente es alta, grande y majestuosa; las mejillas inmaculadas y sin arrugas, de un rojo encantador, la nariz y la boca moldeadas con exquisita simetría, la barba, de un color que armoniza con su cabello, le llega debajo de la barbilla y está dividida en el centro como una horquilla; los ojos azul claro, límpidos y serenos ... Reconozco a ese Jesús por los óleos que colgaban de las paredes de hormigón de la iglesia de mi infancia. El falsificador se traicionó, sin embargo, con su siguiente frase: "Nadie lo ha visto nunca reír." ¿Estaba leyendo los mismos evangelios que leo yo, documentos que no dicen ni una palabra del aspecto físico de Jesús pero que sí lo describen realizando su primer milagro en una boda, dando apodos a sus discípulos, y en cierto modo ganándose una reputación de "hombre comilón y bebedor de vino"? Cuando los piadosos criticaban a sus discípulos por ser negligentes en las disciplinas espirituales, Jesús contestó: "¿Acaso pueden los que están de bodas ayunar mientras está con ellos el esposo?" De todas las imágenes que hubiera podido escoger para su persona, Jesús se decidió por la del esposo, cuya felicidad alegra toda la fiesta de bodas. En cierta ocasión le mostré a una clase unas diapositivas de… "
(El Jesús que nunca conocí, Philip Yancey, 284 páginas, para seguir leyendo puedes verlo en:
http://www.iglesiagetsemanidemontreal.com/libros_cristianos.ws )

jueves, 13 de abril de 2017

El mayor amor.

"Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, 
y sufrió nuestros dolores; 
y nosotros le tuvimos por azotado, 
por herido de Dios y abatido. 
 Mas él herido fue por nuestras rebeliones, 
molido por nuestros pecados. 
El castigo de nuestra paz fue sobre él; 
y por su llaga hubo cura para nosotros. "


Isaías 53:4-5



lunes, 10 de abril de 2017

Pastor.

Cada noche salgo al jardín y miro las estrellas con la esperanza de descubrir una nueva, aunque las que hay ya son absolutamente hermosas.
Pienso en el cielo de Abraham y pienso en ti, pastor.
Tú que vives en el lugar más austral de la tierra, en la frialdad de los hielos; tú que vives en el desierto más seco de la tierra y ahí pastoreas contra el viento y la dureza del terreno.

Pienso que tal vez miras este mismo cielo y ruegas por tu pueblo, esos pocos seres (o muchos, depende cómo se cuente) que escuchan tu palabra, que reciben la bendición de tu oración 365 días en el año; te veo yendo al hospital, al cementerio cuando una madre entierra un hijo; te veo llevando un regalo de cumpleaños a un niño o cantando a “capela” porque no alcanzan los ingresos para instrumentos musicales.
Te veo en el púlpito durante las 52 semanas, cada domingo animas, bendices, ministras a esos fieles (y a los no tan fieles), oras por ellos y con ellos. Escucho tu palabra y mi corazón renace, los huesos se vitalizan, la sangre vuelve a correr y los pensamientos bullen cuando regreso a casa. La Palabra de Dios se hace vida en tu voz. Creas mundos llenos de eternidad, pastor.
Sé, tengo esa rara certeza que cuando te paras en la plataforma a pesar de tus propios dolores, Dios desciende al corazón de cada oyente. La noche es más clara, las estrellas más brillantes, el sol más cálido, el río más limpio, el mundo más amable. Has vencido las oscuras fuerzas y has expuesto la Palabra que trae luz y libertad.

No eres célebre o popular, apenas eres un pastor en el desierto, en el punto más antártico del planeta, entre cerros, playas, quebradas, campos, calles polvorientas, barrios hacinados y peligrosos, en suburbios violentos y amenazantes. Y sigues ahí.

Muchos dicen que la cantidad de ovejas es la que cuenta, pero no les creas. Cada pastor conoce las suyas y tú las amas, es ese amor el que hace valiosa la tarea,  es tu presencia cuando tengo un problema y no sé a quién llamar y te llamo y tú estás ahí aunque sean las tres de la madrugada.
Muchos dicen que hay que ser joven para labores de esta índole -se dicen tantas cosas-, no les creas, tú eres el adecuado para ese lugar, para este día y para esas pequeñas ovejitas que nacen y crecen con tu cuidado. No te preocupes de la edad, del griego, del hebreo, de las teologías varias que suben y decrecen como la espuma de las olas, tú ámanos como nos amas y seremos fieles.

Parafraseando al proverbista “muchos hombres hicieron el bien, pero tú sobrepasas a todos”.
Gracias por ser nuestro pastor.



------------------------------------------------------

"Los entendidos resplandecerán 
como el resplandor del firmamento;
 y los que instruyen a muchos en la justicia 
serán como las estrellas por toda la eternidad."

Daniel 12:3 (RVC)

-------------------------------------------------------- 

miércoles, 5 de abril de 2017

Orar con Los Salmos.

En mi limitada experiencia con la oración (todavía hay mundos paralelos inexplorados), he estado escuchando cómo oraban en Los Salmos, David, Asaf, Moisés.
Me ha sucedido algo singular, cada vez que los vuelvo a oír siento unas enormes ganas de repetir el ejercicio una y otra vez, como si en cada vuelta se abriera una veta desconocida que profundiza la impresión hasta desembocar en una cierta embriaguez, para explicarlo de alguna manera, sin haber bebido absolutamente nada.

Recuerdo un sueño.
El Palacio de la Moneda era rodeado por finos hilos plateados mientras un hombre iba caminando alrededor del edificio, orando. En cada vuelta dejaba una estela luminosa que cubría por completo la palidez del edificio.

Supe de unos monjes trapenses en Kentucky que practican sus oraciones con Los Salmos.
A veces siento que todavía estoy en la infancia de la oración, modulando palabras que no logro asir, que me quedan grandes, que apenas puedo tocar y luego se desvanecen con los acontecimientos cotidianos, las responsabilidades, el trabajo, el acoso de los sucesos diaros que pelean por un poco de atención.

Tal vez -y es un aviso- me decida a no atender el timbre, el teléfono, los trámites bancarios, las noticias, las labores de casa y me quede sumida en oraciones interminables sin definir el tiempo.


 -------------------------------------------------------------
 Cuando alguno de ustedes ore, hágalo a solas. 
Vaya a su cuarto, 
cierre la puerta y hable allí en secreto con Dios, 
su Padre,
 pues Él ve todo lo que se hace.

 Mateo 6:6 (paráfrasis)
-------------------------------------------------------------------





lunes, 3 de abril de 2017

Vidas de calle (parte2)

Capitán, le decían, porque alguna vez viajó en un barco.
Recorrió países de nombres ininteligibles, visitó puertos exóticos y escuchó lenguas de ángeles y demonios.
Nadie se explica porqué terminó viviendo en la calle, en la plaza más vistosa de la comuna,  "no tengo nada que esconder, decía, no soy delincuente ni ladrón".
Tal vez el alcohol, la soledad, la muerte de la esposa, ¿quién puede saber sino la persona misma el por qué de una decisión tan extrema?
Arropado en cobertores que le regalaban, alimentado como las aves del cielo por cualquier alma caritativa, el Capitán se mantuvo incólume durante todo un invierno.
Sus dos hijas –con toda la vergüenza que significa- venían a rogarle que volviera a casa.
Amenazas, lágrimas, súplicas, nada. Displicente y cascarrabias, les contestaba con unos gritos perentorios como si ordenara la tripulación de un barco imaginario y hasta ahí llegaba el diálogo.
Cierto día vino un camión municipal, subieron sus ropajes, dos muchachos musculosos lo alzaron en el aire, protestó a regañadientes, en el lugar quedó solo un poco de basura y el olor característico de los vagabundos.
¿Dónde estará el Capitán?
Algunos dicen que lo recluyeron en un asilo, otros que murió de pena.
¿Viajará libre por los mares del cielo?
Cierta vez que le llevé comida me dijo con voz ronca: “la libertad es lo único que vale en la vida”.


------------------------------------------------------


Tú, Señor, 
eres el refugio de los pobres; 
eres su amparo en momentos de angustia.
 Salmos 9:9

------------------------------------------------------ 

viernes, 31 de marzo de 2017

Vidas de calle (parte 1)

Elizabeth alguna vez fue hermosa.  Todavía queda en ella ese aire particular de la clase social alta, un estilo de caminar,  o mover las manos, buen vocabulario que revela colegio pagado y familia noble. El paso de los años, su mente desordenada y la vida vagabunda no han mermado su buen humor.
Loca no está.
Descuidada sin duda, viviendo al alero de un árbol o en el escaño de una placita al interior de una villa, evitando el ojo municipal que de seguro se la llevaría a un asilo, o peor aún, al siquiátrico. Ha elegido la libertad de las calles, se lava en algún grifo o con la manguera de los jardineros, camina en busca de comida en las ferias de la comuna y ora.
Sí, ella ora.
Mística e inestable, sus padres -ancianos- se rindieron a la evidencia que Eli prefiere la vida andante a su casa cerca de la playa.

Racionalmente se evalúa a las personas por su cordura ¿quién puede asegurar que Dios no la oye? ¿Quién puede medir la clase de fe que las personas tienen dentro? ¿No son estos seres más creyentes que cualquiera que se llame religioso?
Eli ruega por su hermana.
-Mi hermana es maniática de su riqueza, dedicación al trabajo y a sus compromisos sociales -me explica-, no tiene tiempo para compartir con sus hijas o con su marido. Yo no quiero esa vida de apariencia, concluye.  Mucho de su discurso es atinado y cuerdo.

Observo las nubes, la llegada pronta del invierno y le pregunto cómo se las arreglará con las lluvias, el frío y la nieve que a veces cae sobre Santiago con sus menos cero grados.
Con una sonrisa responde, ya tengo una provisión. Dios me ha dado una habitación donde pasar los días helados.
La miro alejarse a pasos cortos, su mochila llena de cosas propias de una mujer, su sombrero de mezclilla puesto de lado y unos enormes lentes de sol. Se da media vuelta y me hace un gesto con la mano, "hay que orar", me grita desde lejos.
Decididamente no es un mensaje subliminal ¿verdad?


-------------------------------------------------------------

Dar algo al pobre es dárselo al Señor; 
el Señor sabe pagar el bien que se hace.

Proverbios 19:17

-------------------------------------------------------------

lunes, 27 de marzo de 2017

Las murallas que protegen nos dividen.

Al final del verano, 
en las murallas rotas donde viejos molinos dispersan 
por las islas sus ruedas mutiladas,...
(Ricardo Molina)
Hay una canción que cantan los jóvenes de mi iglesia… y a veces nosotros. “los muros caerán”.
El presidente Trump quiere seguir edificando el muro entre EE.UU. y México.
Cisjordania, Irlanda, Corea, Chipre, India, Kuwait, tienen sus versiones particulares, vallas alambradas, cemento y alambres de púas, cuchillas hacia el cielo, minas enterradas a punto de estallar, alta tecnología si hay más recursos.
La reja de madera de mi casa, la de fierro de los vecinos, la de latón, ladrillos, muros de elementos sólidos, cortantes, agresivos, cercos de espinos con puntas pestilentes. También hay muros de flores, después de todo son lo mismo, solo camuflados, podríamos llamarles muros hipócritas.
Los muros son reflejos de los miedos.
Nos hablan de ambiciones y desconfianzas.
Queremos estar seguros.
Queremos proteger nuestras pertenencias, aunque sean insignificantes.
Nuestro corazón se muestra en lo alto de cada muralla. Qué tan materialistas somos y cuánto amamos lo que tenemos.  Qué tan discriminadores somos como personas o país.

En la actualidad hay más de 65 países con muros terminados o por terminar. Justificaciones hay tantas como las vallas que se han levantado.

Una oración que le enseñamos a los niños: “En paz me acostaré y asimismo dormiré porque solo tú, Señor, me haces vivir confiado” (Salmos 4:8), a veces también la repito en la oscuridad de la noche.
Mientras menos confiemos en Dios más barreras habrá entre nsosotros.

 


 -------------------------------------------------------------------
 
Pero el Señor afirma: 
Yo seré como una muralla de fuego alrededor de ella, 
y en medio de la ciudad mostraré mi gloria.”» 

Zacarías 2:5

---------------------------------------------------------------------

jueves, 23 de marzo de 2017

Santiago al amanecer.

Me levanto de madrugada para asistir a un Seminario de 2 días.
Tengo poca resistencia a la neblina matutina y al viento frío que desciende la Cordillera de Los Andes.
Descubro los tacos vehiculares, los buses repletos y el Metro comprimido como tarro de sardinas.
Descubro el sol del amanecer sobre los montes, espectáculo que me pierdo casi todos los días, la nocturnidad se impone.
Descubro un Santiago bullente, autos, autos, autos, personas apresuradas de aquí para allá y de allá para acá. Prisa, prisa, prisa.
Como si el mundo fuera derecho a un apocalipsis, todos corren contra reloj.
Trato de mantener la calma, el Seminario tiene una hora definida, intento no desesperarme.
Cuando llego debo esperar 15 minutos para el inicio…y yo al borde del ataque porque venía atrasada. Típico de chilenos, empezar media o una hora de diferencia con la citación.
La impuntualidad, deporte nacional donde somos campeones mundiales.
Para mi sorpresa y alegría, el evento fue mucho más de lo esperado.
Bien valía la pena madrugar  (y descubrir otro Santiago, lo que le da un plus a la experiencia).


...........................................................

Desde el nacimiento del sol
hasta donde se pone, 
sea alabado el nombre del Señor.

Salmos 113:

...........................................................

lunes, 20 de marzo de 2017

Siento que te amo.

Siento que te amo 
Porque pienso mucho en ti 
Siento que te amo 
Porque cuando en ti me inspiro el corazon se precipita 
Siento que te amo 
Porque en cada palpitar 
Una lagrima que brota 
De mis ojos que te ven aun sin mirar 
Siento que te amo derribado ante tu altar 
Siento que te anhelo 
Más que a tu bendicion 
Siento que te anhelo 
Y si tú estás conmigo 
Hasta el aire no me importa 
Siento que te anhelo (Mi Jesús)
Y anhelo tus palabras, 
Tu aliento y tu voz 
Tu consejo y hasta tu correccion 
Siento que te anhelo 
Te anhelo,  mi Señor

*** 
Una  linda canción antigua remozada.
Con cariño para mis amigos que están en tierras lejanas, para que al oírla sientan que están en casa.