viernes, 29 de abril de 2016

Blogs, feliz cumpleaños en abril.


"Sitio web que incluye, 
a modo de diario personal de su autor o autores, 
contenidos de su interés,
 actualizados con frecuencia 
y a menudo comentados por los lectores. "
Cada año en abril se recuerda el inicio de la historia bloguera.
La pregunta de moda pasado el año 2004 era  “y tú, ¿tienes un blog?"
Si la respuesta era negativa, hasta ahí llegaba el diálogo.
Por el contrario, si participabas de uno, aunque fuera de nombre, se abría una gama ilimitada de posibilidades. La conversa podía prolongarse por horas. Qué cuáles son tus favoritos, que cuál servidor es mejor, que…en fin, un mundo por descubrir.
Como toda novedad, en algún momento dejó de asombrarnos y muchos abandonaron o se cambiaron a sitios más profesionales.
Yo me quedé.
Me gusta escribir –con menos frecuencia, por cierto-, me gusta leer a otros blogueros, me gusta intercambiar opiniones aun cuando nada cambie sustancialmente.
Este año me he preguntado, ¿desde cuándo están los blogs en la web? ¿Qué tan antigua es su historia?
Hurgando en el tiempo me encontré con algunos datos sorprendentes:
Los blogs  son relativamente nuevos, nacieron entre los años 1993 y 2000, o sea, son adolescentes todavía.
¿Qué pasará con ellos?
Particularmente el formato me gusta más que otras redes, en especial para escribir. Quizás Facebook, Twitter, Youtube o Instagram sirvan para promover otras cosas, marketing y todo eso.
Algunos amigos me han dicho que los blogs han pasado de moda, naturalmente porque ellos dejaron de publicar y se cambiaron a otras plataformas.
Siempre habrá personas que gusten de una bitácora personal, escrita con más o menos habilidad.
Independiente si el cumpleaños de los blogs es en abril, noviembre o diciembre (pasa lo mismo con el nacimiento de Jesús),  lo real es que cada página es un aporte a la comunidad de internet y una bendición para el mundo del futuro.
Para mí son como el recreo en el colegio, absoluto placer.


 --------------------------------------------------------------------------------------

 Que esto quede registrado para las generaciones futuras, 
para que un pueblo aún no nacido alabe al Señor.

Salmos 102:18
---------------------------------------------------------------------------------------- 


Para leer la historia de los blogs:
communityanalisis 
wikipedia 
el país




martes, 26 de abril de 2016

Fotografía ganadora.

Antiguamente Chile tenía una gran cantidad de "triunfos morales", o eso de "se jugó bien pero...".
Después del triunfo en la Copa América, hemos  ido cambiando y cada vez más se escuchan noticias de -jóvenes especialmente- ganadores en intereses diversos.
Genial. Nos ayuda a levantar el ánimo un poco decepcionado en el que caemos a veces.

Pura y enfermiza ingratitud, porque  con solo salir al patio de noche y observar el cielo estrellado se nos debería elevar el espíritu, el alma y todo el cuerpo frente a la grandiosidad de la creación.

Esta imagen es del Volcán Calbuco y pertenece al chileno  Eduardo Minte Hess y ha resultado ganadora del Premio Nacional de Chile de los Sony World Photography Awards, el concurso fotográfico más grande del mundo.
La fotografía ganadora de Hess, “Destellos púrpura“, fue elegida como la mejor imagen de los participantes chilenos inscritos dentro de las diez categorías de la competencia abierta. 

Y realmente impresiona -claro está-, más impresionante es in situ.


------------------------------------------------------------------------------

En la superficie de la tierra se cultivan alimentos
    pero muy abajo, la tierra está derretida como por fuego. 
  ...  La gente sabe cómo romper la roca más dura
    y pone al descubirto la raiz de las montañas.
Construyen túneles en las rocas
    y descubren piedras preciosas.
 Represan el agua que corre en los arroyos
    y sacan a la luz los tesoros escondidos.
 »Pero ¿sabe la gente dónde encontrar sabiduría?

Job 28:6-12 (NTV)

------------------------------------------------------------------------------

miércoles, 20 de abril de 2016

"Panama papers", algunas preguntas.

Qué dramas puede contener un simple papel.
Más si está guardado en Panamá.
Más aún si tiene un alto valor monetario.

A mi madre le gustaba el dinero.
A todos nos gusta el dinero -¿cómo podríamos negarlo?- sin embargo a ella le gustaba más que el común de las personas. Aseguraba que el olor de los billetes nuevos le provocaba una rara alegría.
Tal vez porque vivió la crisis de la guerra mundial; tal vez porque pasó hambre y se juró a sí misma no volver a tener ese dolor que lastima las paredes invisibles del estómago.
He sido menos ambiciosa que ella, imagino porque no tenía demasiadas carencias, ella trabajó para tener siempre pan en nuestra mesa –menos o más, depende las épocas- y siempre hubo “algo” que ponerle dentro, aunque fuesen unos humildes recortes de queso fresco que costaban sustancialmente más baratos.

Almuerzo de amigos. Temas contingentes, los "papeles de Panamá" suscitan opiniones diversas, tantas como el número de comensales. Uno nos ilustra de qué se trata, otro comenta, “¿cuál es el problema? Siempre ha habido ricos y cada uno está en su derecho de hacer lo que quiera con su plata”. Y agrega, “no me complico si alguien quiere llevarse su dinero a mejores inversiones, porque nadie ha dicho que es ilegal eso de los “paraísos fiscales”.

Los papeles de Panamá nos revelan un mundo paralelo, un ámbito donde la ambición es natural y necesaria, un estatus incomprensible a los mortales que viven con un sueldo mínimo, que pagan luz, agua, arriendo, teléfono; que esperan algún bono de invierno y se atienden en el Consultorio Municipal.

¿Por qué escandaliza al mundo esta noticia?
¿Es ilegal colocar tu dinero en empresas offshore?
¿Cometen un delito los que invierten fuera de Chile?
¿Es intrínsecamente inmoral destinar el dinero a otros países para no tributar en el propio?
¿Acaso no existen hace una porrada de años los paraísos fiscales y son plenamente aceptados por la comunidad internacional?
¿Acaso desde tiempos inmemoriales no hay pobres muy pobres y ricos muy ricos?

Generaciones han nacido, vivido y muerto en la desigualdad. Eso no significa que sea deseable, buena y digna de una sociedad que se llama a sí misma moderna... a veces hasta cristiana  (¿...?).
Dios me libre de la envidia hacia la riqueza de otros.
Dios me libre de la auto-flagelante conmiseración.
Dios me libre de la ambición que obnubila la razón. 



 ------------------------------------------------------------------------------------
 Porque el amor al dinero es la raíz de toda clase de males. 
Por codiciarlo, algunos se han desviado de la fe 
y se han causado muchísimos sinsabores.


El apóstol Pablo en carta de 1 Timoteo 6:10

--------------------------------------------------------------------------------------


 



domingo, 17 de abril de 2016

Sopaipillas en las primeras lluvias.

¡Los mortales comieron pan angelical!
 ¡Dios les envió comida hasta saciarlos!
(Salmos 78:25 RVC) 

Estos días de lluvia y encierro ameritan una buena receta de carbohidratos, aunque las frituras están prohibidas por el galeno que me pautea, una vez a las mil no será tanto ¿verdad?
Harina y zapallo en mano, me lanzo a la cocina.
Desde el hogar más encopetado hasta el más sencillo, los chilenos somos fanáticos de las sopaipillas.
Solas, con pebre, con manjar, con chancaca, con mostaza, un engolosinamiento total.

Para mis amigas nortinas, aquí una receta (hay personas que no usan zapallo, creo que tienen mejor color con este y quedan un poco más dulzonas).

Los ingredientes para 20 unidades:

1 kg. de harina con polvos de hornear.
1/2 kg. zapallo maduro, la cantidad le dará un color más o menos amarillo.
1/2 cuchara de sal.
2 cucharadas de  mantequilla.
1/2 taza de agua tibia (puede usarse la misma de la cocción del zapallo).
1 huevo (opcional).
1 litro de aceite vegetal para reír.

Preparación:
1.- Cocer el zapallo, enfríar un poco y molerlo bien.
2.- Unir todos los ingredientes y amasar.
3.- Con uslero (o una botella) aplanar y hacer círculos más o menos homogéneos.
 

4.- Calentar el aceite en una olla o sartén amplio.
5.- Antes de freírlas, pinchar con un tenedor para que no se inflen.
5.- Freír, dejarlas sobre papel absorbente y servir tibias.


6.- Yo las hice con pebre ...mmm... sencillamente deliciosas..."bon appetit".

Para el pebre:
Picar  1 tomate maduro sin semillas, 1/2 diente de ajo, 1 cebollín, 2 o 3  cucharadas de cilantro, sal y aceite a gusto.


Otras recetas:
 http://www.gourmet.cl/receta/sopaipillas/

http://www.chancaca.cl/recetas/sopaipillas-pasadas.html 

 http://www.guioteca.com/cocina/como-hacer-sopaipillas-un-alimento-tipico-chileno/



jueves, 14 de abril de 2016

Temblor y lluvia.

Los pronósticos corren de boca en boca.  Temporal de lluvia y viento es lo que se dice..
Lo que no esperábamos era el temblor,  nos despertó en la oscuridad de la madrugada.
Temblor seco, como un escalofrío sorpresivo.
Cinco punto tres.

Cada noche después del noticiero de TV, las personas esperan –tradición nacional- el informe del tiempo. Tal vez es una forma de sentir que están vivos o confirmar una vez más el trancurrir de las horas.
O asegurarse en qué estación estamos viviendo.
El pronóstico nos establece en la realidad, lo que no es menor para nuestra sanidad emocional.
Han regresado las lluvias en pleno abril.
Una amiga me pidió prestada una bufanda gruesa, estaba aterida.
He vuelto a sacar las calcetas de dormir, aunque suene un tanto exagerada.
Los locutores hablan del fenómeno de “la Niña” y otros tecnicismos de extraño lenguaje.
Nuestra vida está determinada por el clima.

¿Qué harán los árboles cuando se queden desnudos, vulnerados por el viento helado y la nieve?
¿Reposarán de sus esfuerzos coloridos y se ensimismarán hasta que pase la tempestad?
¿Quién los defenderá del torbellino que los desarraiga?
Miro cada día el cambio climático y me voy adaptando a ese acontecer, soy parte del total.  Un remolino de viento encerrado en mi patio destroza desde la raíz mi oloroso jazmín.

Escucho la llegada y la partida de cada estación, cómo se traslapan sutilmente, en el verano la brisa de la tarde pronostica el otoño, cada hoja en el suelo me avisa que debo preparar la casa para los días helados, que debo aquietar el movimiento y vivir menos presurosa.
Unas horas son  lentas y amarillas, otras luminosas como una playa abrasada a la hora de la siesta.
Más que las fechas en rojo del calendario, las estaciones invitan a vivir en la cadencia natural del día a día. Más que los onomásticos está una y otra estación, inalterables.
Escucho la lluvia cuando la mañana se levanta.
La observo, la respiro, sin prisa, agradecida.
¿Está tu corazón en paz?



                                     --------------------------------------------------------------------------------

 "Él decidió con qué fuerza deberían soplar los vientos
    y cuánta lluvia debería caer.  
Hizo las leyes para la lluvia
    y trazó un camino para el rayo...

 
 Esto es lo que Dios dice a toda la humanidad:
“El temor del Señor es la verdadera sabiduría;
    apartarse del mal es el verdadero entendimiento”

Job 28:26-28 (NTV)
 

          --------------------------------------------------------------------------------------




lunes, 11 de abril de 2016

Proporción: el dinero.


Entre los evangélicos hay diversidad de opiniones en los tratos con el dinero, el éxito y las bendiciones económicas.
Algunos promueven la austeridad, la moderación y el recato como leitmotiv.
Otros el disfrute, la diversión, los viajes, ropa de modisto -en especial alguno de apellido extranjero-,  la buena mesa.
Algunos tienen manos abiertas para el derroche, regalan, donan, auspician cualquier proyecto por peregrino que se vea; a otros les dicen "mano de guagua" por su tendencia al ahorro y la modestia. Como dice un adagio "el que guarda siempre tiene".

El Evangelio de la Prosperidad  ha dividido aguas, esta corriente teológica  sostiene que Dios desea que seamos ricos, exitosos y felices. Por otro lado están los que se oponen a rajatabla contra todo lo que huela a buena fortuna.
¿Es tan terrible creer que es la voluntad de Dios bendecir sus hijos?
¿Es tan deleznable ser pobre y no alcanzar los sueños de riqueza que se desean aunque se trabaje "como chino"?
¿Dónde cabe la sobriedad que aconseja el apóstol Pablo?
¿Dónde aquello que Dios multiplicará tu siembra? (que obviamente tiene que ver con prosperidad material)

Ahí es donde se puede aplicar la ley de la proporción de la que hablamos anteriormente.
Lo detalla con brillantez el proverbista:
Oh Dios,
te ruego dos favores; 
concédemelos antes de que muera. 
Primero, ayúdame a no mentir jamás. 
Segundo, ¡no me des pobreza ni riqueza! 
Dame solo lo suficiente para satisfacer mis necesidades. 
Pues si me hago rico, podría negarte y decir: « ¿Quién es el SEÑOR?». 
Y si soy demasiado pobre, podría robar y así ofender el santo nombre de Dios. 
Proverbios 30:7-9 (NTV)

Tal vez algunos no estarán en completo acuerdo con esto, cada uno es dueño de vivir su vida según la revelación de Dios le conceda. Mi amiga S. sostiene que la medida de las necesidades de unos no es la de los otros.  No creo -me dice- que Dios desee que andemos a "pie peláo".
 
La bendición de Dios no es solo una suculenta cuenta bancaria y algunas propiedades en barrios top ; creo que eso es tan efímero como el verano que se fue,  apenas nos dimos cuenta cómo fue pasando y ya estamos en otoño con todo lo que significa.
No alcanzo a comprender a cabalidad la bendición de Dios,  un total tan amplio,  tan profundo, enorme, inextricable que no puedo sino darle gracias en cada momento.  Solo percibir su cuidado y provisión a través de los años, su amor innegable, su revelación  al espíritu...casi me quedo sin palabras.





(Ilustración Mafalda, gracias a Quino)

jueves, 7 de abril de 2016

Proporción (parte uno).


Está desproporcionado –dice-, tienes que subirlo del lado derecho y centrarlo un centímetro.
Trato de colocar un cuadro en la muralla de la cocina pero el equilibrio no me resulta fácil.
Después de varios intentos -y el ojo de águila de mi amiga Shony- queda perfecto.

Me he quedado pensando ¿qué es la proporción?
¿Cuándo algo está armónico y grato al ojo que observa?
¿Cómo descubrir el equilibrio óptimo de una cosa?
¿Existe la proporción perfecta?
¿Por qué a veces siento que algo "no calza" en una situación, en una persona o en un objeto?

Una vez escribí casi intuitivamente “la buena vida es un don y una proporción”. En ese momento no sabía bien porqué o cómo se llega a ese todo ideal.
Las matemáticas son mi lado flaco  (más que flaco, anémico); he tratado de explicarme el asunto con palabras donde me va un poco mejor,  solo que el lenguaje carece del cálculo exacto.
Así es que busqué ayuda.
Mi amigo L. envía una explicación que lo aclara un poco:

“Una definición sencilla y práctica de proporción es "la razón de correspondencia entre una parte y su todo" El ejemplo más práctico es una receta de cocina. 
Para preparar una masa, es necesario emplear una taza de agua por cada cuatro tazas de harina. Si tenemos dieciséis tazas de harina, ¿cuántas tazas de agua deberíamos usar? La proporción sería la siguiente: Harina / agua = harina / agua 4 tazas de harina / 1 taza de agua = 16 tazas de harina / x tazas de agua (x corresponde a la incógnita) 4x tazas de agua = 16 tazas de harina x = 16 tazas de harina / 4 x = 4 tazas de agua Por lo tanto llegamos a la conclusión que hay que usar 4 tazas de agua para 16 tazas de harina. Es decir tenemos una proporción de 1:4=A: H (Uno es a cuatro tazas de agua en relación a las tazas de Harina)” 


 -------------------------------------------------------------------------------------------------

 También sé que todo lo que Dios ha hecho permanecerá para siempre, 
sin que nada se le añada ni nada se le quite, 
y que esto lo hace Dios para que se le guarde reverencia.

Eclesiastés 3:14 (RVC)

-------------------------------------------------------------------------------------------------




lunes, 4 de abril de 2016

Ha terminado el verano...

 “Ha terminado el verano, 
no sin antes marchitar con sus manos polvorientas a los girasoles, 
no sin antes resecar los cardos que crecen junto a los rieles.” 

Ningún otoño es igual a otro.
Parecidos, sin duda por el inconfundible panorama de árboles desnudos, hojas en las veredas, escolares que repletan las calles con sus risas de abril, nada saben (ni sospechan estos estudiantes) la serie de lágrimas y alegrías que les aguardan al fin del año cuando deban presentarse con sus notas para aprobar el curso. Como dice una amiga “al llegar a esa orilla veremos cómo cruzamos ese río”, hoy es solo reír.

Ningún otoño viene con las mismas maravillas.
Este de ahora ha llegado con un viento tibio-helado -bastante bipolar- que se desliza entre las piernas, pobres las mujeres que usan faldas, más de un apuro han pasado. El pícaro airecillo juega con el ruedo hasta alturas incómodas dejando entrever coquetas intimidades.

No son los árboles los que definen el paisaje otoñal.
Ni las calles.
Ni el tráfico permanente que regresa con los veraneantes.
El tiempo está definido por su avance inevitable en el mapa de la piel.

Sí, no soy la misma de otros otoños, unas pequeñas arrugas se agregan al paisaje facial, pensamientos intuitivos y constantes,  un apremiante deseo en la búsqueda de Dios, interrogantes que esperan respuesta.

Definitivamente este otoño trae una tarea renovada en la oración.


 ----------------------------------------------------------------------

  Dios hizo todo hermoso en su momento, 
y puso en la mente humana el sentido del tiempo, 
aun cuando el hombre 
no alcanza a comprender la obra que Dios realiza de principio a fin.


Eclesiastés 3:11 (NBAD)

-------------------------------------------------------------------------- 


(Vista de otoño en Alameda-Santiago, Chile)