miércoles, 29 de abril de 2015

Boswellia sacra.

Un perfume intenso invade el lugar por donde camino.
Incienso a todo pulmón.  
El barrio Meiggs con su esplendor comercial y productivo invita al disfrute de artículos sorprendentes,  importados de tierras exóticas y distantes.
Con la llegada de comunidades indias, chinas o peruanas, los olores y colores conquistan las calles, aromatizan el ambiente en una mezcla compleja y agradable.

Invicto, el incienso se destaca, sube, se instala en la nariz, penetra con su original aroma.
Mientras recorro sin prisa los locales se me viene a la mente el cuadro del Apocalipsis que estudiamos hace algunos meses en clases de Teología. 
”Entonces vino otro ángel con un recipiente de oro para quemar incienso y se paró ante el altar. Se le dio una gran cantidad de incienso para mezclarlo con las oraciones del pueblo de Dios como una ofrenda sobre el altar de oro delante del trono. El humo del incienso, mezclado con las oraciones del pueblo santo de Dios, subió hasta la presencia de Dios desde el altar donde el ángel lo había derramado.” (Apocalipsis 8:3-4)

 Los antiguos hebreos eran asiduos de las especies aromáticas, en el asombroso libro del Éxodo se describe con detalles la receta.
 Las generaciones modernas han derivado a los desodorantes personales o ambientales, evitando la connotación religiosa, dándoles el propósito de higiene preventiva contra las múltiples infecciones a las que estamos expuestos. 
Boswellia sacra, un árbol -como la mayoría de ellos- extraordinario.


Una página para leer:
El  arca digital


domingo, 26 de abril de 2015

Pajarera.


Entre los pájaros que han acompañado mi vida, estuvo un tordo de plumas negras y relucientes. Quise criarlo pero estaba tan herido que -a pesar de los cuidados-  al poco tiempo murió.

Cri-cri, fue toda una historia, un zorzal cariñoso que creció en el dormitorio (para librarlo de las gatas),  me abandonó (ay) por vuelos más elevados. Cuando lo recuerdo con todas sus ocurrencias y su carácter porfiado, doy gracias a Dios por ese regalo maravilloso que trajo alegrías impensadas al hogar.

Mi infancia transcurrió entre aves, de niña mamá me compró mi primer pollo, amarillo como rayo de sol, luego fueron gallinas, patos, gallinetas, gallinitas de la pasión (con sus crías en miniatura), codornices de moño, canarios...en fin.

No me agrada cortar las flores del jardín ni tener aves en jaula. 
En mi patio conviven las tórtolas, los jilgueros, el colibrí que busca el corazón dulce del abutilón, los loros bochicheros, las palomas,  todo el que quiera anidar entre el aromo, las palmeras o el limonero.

Me gustan los pájaros, antes que llegue la luz del amanecer exteriorizan su alegría y cantan  en el mejor concierto que oído alguno suele escuchar.

Para ver hermosas aves:
http://www.blogdelfotografo.com/25-pajaros/


-------------------------------------------------------------------------------

Tú  (Señor) llenas las fuentes con los arroyos
que corren ligeros entre los montes; 
 allí apagan su sed los animales salvajes;
allí los asnos monteses mitigan su sed.
 En sus riberas anidan las aves del cielo,
y entre las ramas se escuchan sus trinos.
 Desde las alturas riegas los montes,
y la tierra se sacia con el fruto de tus obras.


Salmos 104:10-13


-------------------------------------------------------------------------------







jueves, 23 de abril de 2015

Medio pelo.


Ni ricos como Salomón.Ni pobres como el indigente de mi barrio.
Ni fríos ni calientes, como la iglesia de Laodicea.

Antiguamente se decía despectivamente "chileno de medio pelo".
Ni pelo largo como propaganda de Wella,  ni corto tipo pixie.
Melena, por decirlo así.
El origen se remonta a la época de la Colonia.
Nuestros amigos de urbatorium lo describen de manera magistral.

Clase media -dicen hoy- emergente.
Casi todos somos de esa clase... creo.
Lo que me preocupa nos es la casta, la alcurnia, el color o cuánto hay en la cuenta bancaria, menos el pelo, por supuesto.
Ni siquiera la belleza tan efímera y relativa (la modernidad brinda una amplia gama con toda clase de accesorios, ninguna excusa para andar dándoselas de fea).

Mi problemática va por otro camino, es el asunto de  no ser santa, siempre al borde de la maldad, ese sutil pensamiento inicuo, la persistencia de la duda.
En la media.



------------------------------------------------------------
 
"...para poder servir a Dios sin temor,
en santidad y justicia,
    mientras vivamos."


Lucas 1:76
--------------------------------------------------------------------- 



martes, 21 de abril de 2015

Menú evangélico.

Hay una época donde la mayoría de las comunidades evangélicas hacen eventos, seminarios o congresos.
En el programa para matrimonios hay un amplio currículum de temas, cómo criar a los hijos, los problemas que se enfrentan con los adolescentes, cómo ser buenos padres, la relación óptima en el hogar, las drogas que circulan entre los estudiantes,  y un largo etc.
Y pollo con arroz de almuerzo.

Por su lado los jóvenes - ellos ni sospechan que debajo de la olla hay que encender una llama-, a la hora de servir refrigerio no puede faltar, adivinaaaa, pollo con arroz, obviamente cocinado por alguna madre que pillaron “volando bajo” y le endilgaron la tarea de alimentarlos.

Se juntan en una reunión los varones, sueñan con un grosso asado, sin las susodichas ensaladas que matan la carne en su primigenio sabor. Por extraño que parezca a la hora de sentarse a la mesa aparece –como por arte de un prestidigitador- un suculento plato de pollo con arroz.

Lo he investigado.
Lo he pensado.
Lo he conversado.
Nadie tiene una explicación aceptable.
Sencillamente la tradición se impone.

No creáis que es por desagradecida que escribo esta nota.
Soy absolutamente consciente de la gracia que se nos otorga al tener un plato de comida cada día, más aún, una comida ampliamente recomendada por los nutricionistas.
Pero en defensa de la cantidad de veces que he debido comer este menú, por favor,  ¿podrías colocarle unas rodajas de tomate siquiera? ¿O una hojita de lechuga? ¿Tal vez un ramito de perejil?
O derechamente ¿por qué no cocinamos otra cosa?




-------------------------------------------------------------------------

 Pero él ordenó que se abrieran los cielos;
    abrió las puertas del cielo.
Hizo que lloviera maná para que comieran;
    les dio pan del cielo. 
 ¡Se alimentaron con comida de ángeles!
    Dios les dio todo lo que podían consumir.


Salmos 78: 23-25


-------------------------------------------------------------------------







domingo, 19 de abril de 2015

Lirios del campo.


" Miren cómo crecen los lirios. 
No trabajan ni cosen su ropa; 
sin embargo, 
ni Salomón con toda su gloria se vistió tan hermoso como ellos. 
 Y, 
si Dios cuida de manera tan maravillosa a las flores
 que hoy están y mañana se echan al fuego, 
tengan por seguro que cuidará de ustedes. 
¿Por qué tienen tan poca fe? "



Lo dijo el Señor Jesucristo en el Evangelio de Lucas 12:27-28 




jueves, 16 de abril de 2015

Lucha contra el barro.

Mi amiga S. viaja a la pre-cordillera con una brigada de muchachos.
Llevan comida, agua, palas, carretillas y todo tipo de herramientas para disponerse a luchar.
Una batalla inusual, inhóspita, fría y –como toda lucha- cruel.
Viajan a través de localidades pequeñas donde otras brigadas hacen lo mismo en una pelea contra el tiempo.
El barro no perdona, bajo el sol se endurecerá como una roca y será casi imposible sacarlo.
Codo a codo trabajan sin descanso, sin hablar, pala a pala, carretilla a carretilla, al final de la jornada han logrado despejar un hogar y dejarlo más o menos habitable.

El aluvión de marzo ha dejado miles de personas dañadas, algunos muertos y otros desaparecidos.

Chile se levanta como un solo ciudadano con ayuda, trabajo, esfuerzo.
Como en otras tragedias, como siempre,  la hermandad muestra su mejor cara, unos mandan agua,  víveres y algunos van a los lugares, regalan tiempo y esfuerzo para las necesidades de otros que ni siquiera conocen.

 ¿Cómo entender que llueva en el desierto más árido del mundo?
Los expertos lo explican y –claro está- contra la inesperada energía de la naturaleza estamos indefensos. Vivimos entre volcanes, rodeados por la cordillera y al borde del mar, más de alguno de pronto se desmadra.

 Ayudar, orar, ponerle el hombro, esa es la tarea.
Y que Dios nos provea de su gracia para recibir tanto lo bueno como lo no tanto.

----------------------------------------------------------------------------
 
" Él...   Hizo las leyes para la lluvia
    y trazó un camino para el rayo.
 Entonces vio la sabiduría y la evaluó;
    la colocó en su lugar y la examinó cuidadosamente.
 
 Esto es lo que Dios dice a toda la humanidad:
“El temor del Señor es la verdadera sabiduría;
    apartarse del mal es el verdadero entendimiento”



Job 28:25-28


------------------------------------------------------------------------------
Noticias aquí:

http://www.24horas.cl/noticiasbbc/por-que-se-inundo-el-desertico-norte-de-chile-1620734

http://www.latercera.com/noticia/nacional/2015/04/680-625091-9-una-fuerza-de-4000-hombres-y-mujeres-luchando-contra-el-barro.shtml 

 http://www.gob.cl/2015/04/08/trabajo-y-compromiso-el-balance-del-gobierno-por-tragedia-en-el-norte-del-pais/



miércoles, 15 de abril de 2015

Chaqueta de piel.

 
No había nacido defensa animal.org.
Ni protección animal o algo semejante.

Mamá guardaba en un closet con llave su chaqueta de piel de conejo, regalo de una amiga de la abuela que tenía más "lucas" (*) que nosotras.
Un día se la pidieron prestada para ir a una fiesta de matrimonio.
Un rotundo no fue la poco asertiva respuesta.

Mi madre era una mujer dadivosa, caritativa, de mano generosa, hasta que alguien le tocaba el tema de la famosa chaqueta. Ahí era intransable.

Cierto día (yo era muy joven para entender las pasiones humanas) sentí un grito que traspasó toda la casa. Corri al dormitorio con todos los temores juntos. Allí mi madre abrazaba su chaqueta, como se acuna un bebé que acaba de fallecer, la piel de conejo inservible, enteramente estropeada.

¿Qué había sucedido?
Una gota traviesa se había colado durante meses, sutil y persistente sobre el closet, arrastrando agua y polvo mojando por completo la prenda. Imposible recuperarla.

Mamá lloró.
Esa fue la primera y última vez que la vi aferrarse a algo suntuario.



---------------------------------------------------------------------
A su vez, quiero que las mujeres se vistan con modestia, 
con respeto hacia los demás y con decencia. 
No se adornen con peinados exagerados, 
ni oro, ni perlas, ni ropa costosa, 
sino adórnense con buenas acciones. 
Es lo apropiado para las mujeres que dicen honrar a Dios.


Primera carta del apóstol Pablo a Timoteo 2:9 -10  (PDT)

----------------------------------------------------------------------



*Luca, billete de valor, modismo muy  usado en Chile.



sábado, 11 de abril de 2015

Libre albedrío.


"Dos caminos se bifurcaban en un bosque y yo
yo tomé el menos transitado, 
y eso hizo toda la diferencia. "

Robert Frost

Pertenezco.
Soy parte de un total, la Iglesia de Jesucristo, eterna, indestructible, única.
No sé vivir de otra manera (ni quiero), toda mi existencia consciente es suya.
Sumisa a su voluntad, prefiero servirle, aunque algunas voces me gritan que la libertad es un bien al que no debo renunciar.

¿Libertad de qué y  para qué?
¿Para transgredir el bien?
¿Para ofender al Justo?
¿Para negar la fe que me alimenta?
¿Para llenar de desdicha el resto de mis días?
¿Para tapar el sol con un dedo discutiendo la existencia de Dios Creador y negando su poder?

Conozco la libertad del solo, de la depresiva, de la con crisis de pánico, de la que vive aterrada en un departamento de siete llaves.
La libertad del ambicioso que su principio y fin es el amor al dinero.
La libertad del que no sabe si  elegir Cancún o Europa de vacaciones, gran drama con quién dejar los hijos para liberarse del estrés.
La libertad del que compite por las noches en carreras clandestinas, próximo a una quebradera de huesos.
 La libertad de quedar borrada en la cuneta después de una noche de “crazy life”.
¡Por favor!

Todos (incluso yo) somos esclavos de algo o alguien.
¿La diferencia?
Mi amo me ama, me rodea de bien, alegra mis días, ilumina los amaneceres, da sueños a mi mente y palabras que me hacen apreciar la vida. Y más aún, me habla de otra dimensión, la que se traspasa cuando se cumpla el ciclo de mi cuerpo y todos olviden mi nombre.
Conversamos de este mundo y del otro.
Mi dueño da pan a mi mesa tres veces al día, agua limpia, manda guardianes que rodean mi hogar. Hace crecer desde la tierra toda semilla que pongo en ella, entibia los días helados, se deja ver en los colores y las formas  ¿por qué habría de abandonarlo?
Canta en mi oído, me muestra la belleza, pinta atardeceres todos los días ¿puedes decir lo mismo de tu amo?

Se han llenado páginas durante siglos discutiendo la libertad humana.
Como los teólogos definen en dos palabras "libre albedrío".
Puedo escoger.
Prefiero a Jesús.
Definitivamente.


----------------------------------------------------------------------------

Pero si a ustedes les parece mal servir al Señor
 elijan ustedes mismos a quiénes van a servir... 

 Por mi parte, mi familia y yo serviremos al Señor.

Josué 24:15



----------------------------------------------------------------------------



miércoles, 8 de abril de 2015

Para mis amigas dadivosas.


He comprado zapatos de invierno.
Al llegar a casa camino un rato para acostumbrarme a ellos.
Guardo los antiguos en la caja nueva, son tan cómodos que me apena dejarlos.
Tengo cinco pares de zapatos y solo dos pies.
Tengo demasiados pañuelos, bufandas, chales (cada fiesta/cumpleaños me regalan dos o tres) y un solo cuello.
Una cajita repleta de aros y solo dos orejas.
Cuatro chaquetas y solo un torso.
Cuatro pantalones y solo dos piernas.
Media docena de sombreros y solo una cabeza.
Sin contar los anillos, collares, carteras, labiales y lentes de sol.

Parece que estamos a tiempo de reparar un acaparamiento egoísta, esta noche dejaré en la vereda algo de regalo, a alguien le puede servir una chaqueta “casi nueva” o una bufanda tejida a mano obsequio del último cumpleaños.
Una amiga me pregunta si no siento culpa de regalar lo que me regalan.
Ninguna.
Más molestia es  saber que mi closet se va llenando y no hago ningún esfuerzo por vaciarlo.

Ya sabes, si me regalas algo existe la posibilidad que lo vuelva a regalar, no por descortesía a tu atención y cariño, más bien por una cuestión de praxis evangélica.
Si me comprendes te has anotado un poroto en el reino de los cielos (si eso fuera así).


 -------------------------------------------------------

 Si ayudas al pobre, le prestas al Señor,
    ¡y él te lo pagará!


Proverbios 19:17

 ------------------------------------------------------



sábado, 4 de abril de 2015

Sábado de Semana Santa.


La ciudad ha quedado desierta, a merced y goce de los que eligieron quedarse y disfrutar la paz y el silencio de las calles.
Me siento a picar porotos (alubias) verdes en juliana para hacer una ensalada con tomates.
A media tarde troceo unas ciruelas negras y las coloco con azúcar a fuego lento.
Pronto empieza la olla a sonar suave y pausada.
A lo lejos se oyen cantos apacibles.
En los departamentos vecinos nadie toca música ranchera, rockera o reggaeton , tal vez todos estén en la playa.
Ni siquiera los adictos a  Norah Jones han dado señales.

 La tarde es plácida, dulce y deliciosa.
Anochece, enciendo la tele, están dando películas antiguas, elijo una.
La mermelada de ciruela ya no burbujea, está  en su punto.
La guardo en frascos nuevos pensando en la persona a quien la obsequiaré, imagino su cara de placer y eso me alegra.
La ciudad duerme tranquila.
¡Qué paz!



........................................................................................................................

(Jesús)...ya había sido destinado desde antes de que Dios creara el mundo, 
pero que se manifestó en estos últimos tiempos por amor a ustedes.  
Por él ustedes creen en Dios, 
que fue quien lo resucitó de los muertos 
y lo ha glorificado, para que ustedes tengan puesta su fe y su esperanza en Dios.


1 Pedro 1:20-21 (RVC)

..............................................................................................................................