lunes, 29 de febrero de 2016

Y tú ¿viste el Festival de Viña?


Pareciera que "hasta la pregunta (del título) es necia"  (como decía Cantinflas).
Porque si en Chile existe alguien que no ve el Festival -tema obligado de medios, redes sociales y sobremesa- es un anti patriota, anti-social, persona que vive en las nubes, incivilizada y retrógrada, por decirlo dulcemente.

Mi amiga Tam no tiene televisor.
¡¿Cómo en este siglo XXI alguna persona NO va a tener tan esencial adminículo?!
Inconcebible.
Increíble.
Una extravagancia.
Una rareza sospechosa.

No se atreve a confesar en público su carencia por temor a la "etiqueta" de la hablamos alguna vez. Le han dicho, mística, anticuada, cerruca,  insociable y otras lindezas parecidas.
La sociedad teme a los diferentes. Los moteja o ridiculiza como una forma de defensa frente a un ser que no logran comprender,  tampoco lo intentan.

 Según un estudio existirían (2013) en cada hogar chileno 2.7 televisores promedio. Es incomprensible que voluntariamente alguien prescinda de tener uno en casa.

Y tú ¿viste el Festival de Viña? le pregunta un conocido con cierta sorna.
Tam no se deja intimidar y contra pregunta "y tú, ¿has leído los Evangelios?".
El susodicho no tiene idea de cuáles o cuántos sean los libros que relatan la vida de Cristo.
Ni siquiera por cultura general.
-Hagamos un trato -contra ataca Tam-, si tú aceptas leer la Biblia yo acepto mirar el Festival de Viña el próximo año.
Febrero 2017, allá vamos con el primer round, eso lo quiero ver (si Dios no dispone otra cosa).


---------------------------------------------------------------

¿Quién subirá al monte del Señor?
¿Y quién podrá estar en Su lugar santo? 

 El de manos limpias y corazón puro,
El que no ha alzado su alma a la falsedad
Ni jurado con engaño.
 

Salmos 24:3-5 (NBLT) 

------------------------------------------------------------------

viernes, 26 de febrero de 2016

Postales del Norte.


En los últimos suspiros del verano me atrevo a viajar al Norte de Chile.
Kilómetros de tierras áridas.
Solas.
Pienso en los miles que no tienen dónde vivir. No me explico la razón de tanta tierra deshabitada.

El mar bordea gran parte de la ruta, el sol hace maravillas con su variedad de colores mientras el bus avanza. 
Todos miramos hipnotizados -sin oponer resistencia- a la amplia gama de colores que nos inundan.

Cada vez que viajo hacia el Norte recuerdo  don Diego de Almagro, caminando kilómetro a kilómetro por este desierto, sin la comodidad de hoy, llevando a cuestas pertrechos y esperanzas, acompañado de unos cuantos españoles y la ambición de encontrar oro de buena ley.

Mal le fue al Adelantado. 
No halló oro, fue traicionado y regresó por este mismo desierto, tal vez mirando los maravillosos atardeceres como yo hoy.

Pareciera que un paisaje esplendoroso no es suficiente para el ser humano.


-------------------------------------------------------------------------------

Dios ha plantado en los cielos
un pabellón para el sol.

Y éste, como novio que sale de la cámara nupcial,

    se apresta, cual atleta, a recorrer el camino.

Sale de un extremo de los cielos

    y, en su recorrido, llega al otro extremo,

    sin que nada se libre de su calor.



Salmos 19:4-6 (NVI)


-----------------------------------------------------------



martes, 23 de febrero de 2016

Amigovio, miguelito.


Eran amigovios
Desde este domingo son novios, con anillos de oro, aviso formal al Pastor y a la iglesia.
Comida en casa de la novia y discursos, como se estila formalmente.

Esta semana el diccionario RAE ha agregado una cantidad no menor de palabras latinas que ya se pueden utilizar debidamente sin el uso de comillas o cursivas cuando se incorporan a un texto.
El idioma cambia, los muchachos inician amistades, se van poniendo serios, otros abandonan la Comunidad para experimentar ambientes nuevos, la vida va moviéndose sinuosa, inquieta, peligrosa, alegre.
Un conjunto de alternativas este verano.

Además de amigovio, wifi y tuit,  podremos usar en propiedad la tan chilena “miguelito”, de la que alguna vez escribí.


------------------------------------------------------------- 
 
(Dios):

 La explicación de tus palabras ilumina,
  instruye a la gente sencilla. 

Salmos 119:130 


----------------------------------------------------------------. 

sábado, 20 de febrero de 2016

Locura temporal.

Frivolidad máxima: pintarse las uñas de los pies color rojo intenso.

(He sucumbido a un momento de locura, producto de tanta marejada, cambio climático y temblores).
Indulgencia de verano.


                                       
---------------------------------------------------------------------

  No se interesen tanto por la belleza externa: 
los peinados extravagantes, 
las joyas costosas 
o la ropa elegante.  
 En cambio, vístanse con la belleza interior, 
la que no se desvanece, 
la belleza de un espíritu tierno y sereno, 
que es tan precioso a los ojos de Dios.

1 Pedro 3:3-4 (NTV)
-----------------------------------------------------------------------

                                       

jueves, 18 de febrero de 2016

Marejadas, montaña.

Nos prometen para los próximos días violentas marejadas.
¡Qué cosas!
La  Fragata Portuguesa nos dejó sin playa, el Pacífico parece que nos tomó tirria.
No termina de armonizar el verano con los veraneantes.

Más de 4.000 kms. de costa y sin posibilidades de darse un chapuzón en el mar, digo, la tina del baño siempre estará disponible.
¿Por qué este año ha sido tan caprichoso y taimado?
 Algunos dicen “por el cambio climático”
Otros por las tormentas en el hemisferio Norte.
Una amiga ha llegado a sugerir que alguien nos echó “un mal de ojo”, porque tú sabes, en Chile si de opiniones se trata, proliferan tantas como chilenos hay.

 Marejadas más, marejadas menos, el calor nos ha bendecido con frutas a mil, ha sido un tiempo pródigo, sandías enormes, melones como almíbar, uvas, frutillas, tomates ¿qué importa si no podemos darnos una zambullida de agua salada?
Para algunos ha sido difícil, para otros la oportunidad de diversificar intereses y sacar beneficios de una imprevista temporada. La montaña, habitualmente hermana menor de la playa ha sido descubierta en su paisaje encantador, sus villas llenas de buenas costumbres y ricos sabores, su gente apacible y sencilla.
Toda una sorpresa turística.

Como reza aquel dicho No hay mal tan malo que no resulte algo bueno” 



--------------------------------------------------------- 

«Digno eres, Señor y Dios nuestro, 
de recibir la gloria, la honra y el poder, 
porque tú creaste todas las cosas; 
por tu voluntad existen y fueron creadas.» 


Apocalipsis 4:10 


---------------------------------------------------------- 

martes, 16 de febrero de 2016

Fragata portuguesa.

Impredecible verano.
Visitados por cálidas mareas los vacacionistas se han visto en serios aprietos para disfrutar la inversión que significa arrendar una casa de playa, cancelar pasaje para toda la prole y someterse al mercado costero, en general sobrevalorado por el peak de la temporada.

En el mar Pacífico –y tal vez en todos los mares- viven predadores que no tenemos idea cómo se expanden o qué hábitat tienen.
En ocasiones se topan con el ser humano, ahí nos damos cuenta lo frágiles que pueden ser nuestros espacios invadidos por seres  desconocidos. En este verano la “fragata portuguesa, una habitante del mar adentro que ha llegado a nuestras playas con las aguas cálidas y defiende su zona sin siquiera entender -¿cómo podría?-  las tragedias que provoca.

Mi amigo Sal… partió  hacia el litoral con “camas y petacas”, incluyendo  perro y  canario. Arrendó una casa por los 4 meses –según él-, negocio redondo. Mediante un pago se adjudicó la concesión de un negocio en la concurrida "playa chica" para trabajar todo tipo de masitas dulces, toldos, sillitas, juegos, etc.

En la desierta arena ulula el viento, sentado frente al mar mira la maravilla de sol que muere en el horizonte y espera… espera… espera. Ruega al cielo y se dice, aún queda verano, aún hay esperanza.
Hasta el momento pérdida total.


 -------------------------------------------------------------------

 ¡Oh Señor, cuán numerosas son tus obras!
    ¡Todas ellas las hiciste con sabiduría!
    ¡Rebosa la tierra con todas tus criaturas! 
 Allí está el mar, ancho e infinito,
    que abunda en animales, grandes y pequeños,
    cuyo número es imposible conocer.

Salmos 104:24-25

-------------------------------------------------------------------