lunes, 30 de noviembre de 2015

Palabras, palabras, blablablá...

Mi estado era casi hipnótico.
Ella hablaba, hablaba y hablaba.
Una invasión de palabras.
Dictó cátedra sobre el escándalo de la ANFP (Asociación Nacional de Futbol), del ex dirigente Sergio Jadue, de los robos, de política, de farándula, de lo estúpido, lo trivial, lo grotesco de la tv y las redes sociales.
Nos dio la lata gratuitamente, sin asco o benevolencia.
Calificativos van, calificativos vienen.
Dominaba la escena con su lengua mordaz.

Reunidas en un taller navideño, ambiente informal, ninguna de las asistentes se opone o concuerda, pareciera que una parálisis nos impide hablar.
Termina su retahíla afirmando que todo es de primera fuente.
A sí misma se denomina “cristiana”.

Nos recorre un sentimiento raro, algo de todo lo dicho “no pega ni junta”.



--------------------------------------------------------------------------------

No empleen un lenguaje grosero ni ofensivo. 
Que todo lo que digan sea bueno y útil,
 a fin de que sus palabras resulten de estímulo para quienes las oigan.

Efesios 4:29 (NTV)

----------------------------------------------------------------------------------




lunes, 23 de noviembre de 2015

Mirlos en la ciudad.

Salgo al jardín para dar comida a la Pata.
Está en su nido sin dar señales de vida.
Como casi todas las hembras, tiene sus días de algarabía y otros de quietud (¿tendrán hormonas las patas como nosotras?).
Todavía no logro entenderla bien.
Lo mismo me sucede con algunas mujeres.

Cerca del agua –y sin interesarse en otras aves-, ha llegado una familia de mirlos, su canto se oye por todo el patio, caminan bamboleándose como si de personas se tratara.
Me acerco despacio, ellos no se dan por aludidos, pareciera que no existo.
Acostumbrados a vivir en la ciudad, tal vez creen que soy un mirlo más grande, no sé.
Me siento a observarlos.
Pasean por todo el entorno buscando gusanos o semillas, beben en la pequeña piscina, sus voces atraen pájaros diversos, tal vez les avisan que aquí hay agua para bañarse o que en un recipiente queda alimento para picar.

Es maravilloso descubrir la naturaleza con sus cambios constantes, los días tibios que adquieren diferentes tonalidades, los animales que conviven con las aves en las plazas, los árboles protectores en su plenitud, el jardín que va ampliándose con seres libres y felices.

Así como llegaron, los mirlos se van, ingratos, yo que me estaba acostumbrando a sus canciones y su compañía.
Mantengo el agua y la comida con la esperanza de su regreso.



--------------------------------------------------------------

Observa a los animales, y aprende de ellos;
mira a las aves en los cielos, y oye lo que te dicen. 
Habla con la tierra, para que te enseñe; 
hasta los peces te lo han de contar.  
¿Habrá entre éstos alguien que no sepa 
que todo esto lo hizo la mano del Señor? 


Job 12:7-10 (RVC)

--------------------------------------------------------------


(Fotografía gracias a Daniel Mora)

jueves, 19 de noviembre de 2015

Historias de fe.


Mientras mis compatriotas miran el partido Chile-Uruguay (eliminatorias mundialistas, infortunada derrota 3-0), hojeo un libro que he adquirido en mi librería barata.
A los minutos me sorprende la lectura. 

El autor relata una serie de historias de coraje y resistencia (él incluso tuvo una vida sorprendente).
Narra en breve cómo Nien Cheng (Vida y Muerte en Shanghai), pudo sobrevivir a una prisión de seis años sin que su fe en Dios fuera quebrada y la esperanza de volver a la libertad le permitió resistir las duras condiciones del calabozo.

Atrapada en las hojas que suenan una a una al darse vuelta olvido el sonido del reloj y las horas.
De pronto percibo el silencio de la noche, es como si regresara de un largo viaje.
Me ponen triste los totalitarismos humanos. 


 -------------------------------------------------------------- 

Ustedes, prisioneros de la esperanza, 
 regresen a su fortaleza!
 Les digo que voy a darles en bendición
 el doble de cuanto tuvieron que sufrir.


 Zacarías 9:12 


------------------------------------------------------------------


domingo, 15 de noviembre de 2015

Pausa.

Orando por...
Pensando en...
Cavilando por qué...
Meditando para...
Rezando con...


"Señor, ten piedad de nosotros."






jueves, 12 de noviembre de 2015

Clichés evangélicos.

En nuestra clase de domingo la profe nos ha ilustrado con el video de Cantinflas  "Si yo fuera diputado".
Intentaba explicarnos la retorica del lenguaje que como evangélicos usamos sin siquiera darnos cuenta. No vamos a negar que los clichés se nos dan en forma natural, tanto que a veces ni entre nosotros nos entendemos.

Algunas de estas frases se oyen con más o menos frecuencia:

***
Amar al pecador, odiar su pecado. 
Pa’ la honra y gloria (de Dios, se entiende). 
El pan ni el agua les faltará a sus hijos, citado como un verso bíblico. 
Dios bendice al dador alegre. 
Una reunión de “koinonía” (algún té o cena en algún hogar).
A la iglesia que fueres haz lo que vieres.
El corazón tiene un agujero en forma de Dios. 
Soy la niña de sus ojos (¿…?). 
Corazón de siervo (algún pastor que exhibe un buen currículo).
Dios me dijo  (al afirmar alguna sentencia o mensaje). 
Es un poco mundano o, se fue a Egipto ( alguien que asiste a la iglesia pero mantiene costumbres non santas). 
Ese anda tras los panes y los peces. 
Porque Dios dijo ayúdate que yo te ayudaré.
Ore por mí porque ando decaída. 
Señor, apure los pasos de los hermanos que vienen en camino (una oración cuando hay poca concurrencia).

***
La potencia del lenguaje y el temor a emplearlo mal es una de las tantas razones por la que perdemos la naturalidad y caemos en lugares comunes, frases hechas o copias de predicadores conocidos. Si a ellos les resulta ¿por qué no a nosotros?



 ------------------------------------------------------------. 

“Nadie los engañe con palabras vanas” 
Efesios 5:6 

------------------------------------------------------------ 


domingo, 8 de noviembre de 2015

Santiago florido.

No solo el desierto de Atacama ostenta una explosión de aroma y color en esta primavera.
Santiago no se queda atrás.
Cada calle tiene su estilo,  un  intenso perfume a ciertas flores y la belleza de infinitas formas, desde las variadas buganvilias hasta el humilde chilco.

Cada flor tiene una historia que contar, como si de personas se tratara.

La rosa del Cantar de Cantares.

La pacífica flor de la pasión.

 El lirio de los lirios


La  poinsetia de Navidad.

Mi aromo.



------------------------------------------------------------------------

Fíjense cómo crecen los lirios:
 no trabajan ni hilan.
Sin embargo, les digo que ni siquiera el rey Salomón, 
con todo su lujo, 
se vestía como uno de ellos. 
Pues si Dios viste así a la hierba, 
que hoy está en el campo y mañana se quema en el horno, 
¡cuánto más habrá de vestirlos a ustedes, 
gente falta de fe!


Evangelio de Lucas 12:27-288


---------------------------------------------------------------------------



viernes, 6 de noviembre de 2015

Signos de los tiempos.


-Me salvé por un pelo-, cuenta mi amiga Juani.
Un paseo a la playa pudo transformarse en un accidente fatal si su hermana no la tira de la chaqueta hacia atrás en el paso cebra. La camioneta cruzó sin respetar la señal, como un bólido, ella ni siquiera se percató que venía.

Al amigo Dani, taxista de profesión, un pasajero le coloca un cuchillo en la cintura y lo amedrenta para que entregue las llaves del auto. Tras un forcejeo peligroso, el ladrón arranca, el taxista pierde apenas sus lentes en la conmoción.

Alameda de las Delicias, calle de mil historias. Se suma una más. El conductor ebrio traspasa la luz roja, atropella tres muchachos, choca contra un poste. Tres muertos.

Las estadísticas nos dejan abismados.
¿La delincuencia ganará esta partida?
¿Los irresponsables saldrán libres de polvo y paja?
¿Las leyes serán violadas cada vez más impunemente?
¿Llegaremos a ser una ciudad sin ley?
Como decía mi abuela ¿serán estos los últimos tiempos que describe el Apocalipsis?



-----------------------------------------------------------------------------------------
 Cuando no se ejecuta rápidamente la sentencia de un delito, 
el corazón del pueblo se llena de razones para hacer lo malo.

Eclesiastés 8:11


------------------------------------------------------------------------------------------- 


(Fotografía de Santiago-Chile)