viernes, 13 de abril de 2018

"Hablar bien de aquellos que hablan mal de ti”.

El predicador inicia su exposición con esta premisa:
- Hoy quiero proponerles algo práctico, “hablar bien de aquellos que hablan mal de ti”.

Cosa difícil has pedido, dijo el profeta aquel.
Me pregunto qué tan complejo podría ser.
Hablar es un verbo que pareciera estar en vías de extinción.
Cada día que pasa nos volvemos más monosilábicos.

Tal vez ya es hora (" y ahora es") de tomar ciertas decisiones y ejercitarse en aquello que nos habló en  el Monte.
-Ustedes también han oído que se dijo: “Ama a tus semejantes pero odia a tus enemigos”. 
Pero yo les digo que amen a sus enemigos y pidan en sus oraciones por los que los persiguen. De esta forma, ustedes serán hijos de su Padre que está en el cielo. Él hace que el sol salga tanto para los malos como para los buenos y que la lluvia caiga tanto para los justos como para los injustos. 
Si ustedes solamente aman a los que los aman, ¿creen que merecen alguna recompensa por eso? Incluso los cobradores de impuestos aman a sus amigos. 
Y si ustedes sólo son buena gente con sus amigos, ¿creen que están haciendo algo fuera de lo común? Hasta los que no conocen a Dios son así. 
 Por eso, sean ustedes perfectos así como su Padre que está en el cielo es perfecto. 
(Evangelio de Mateo capítulo  5)

Tal vez si empiezo por lo que propuso el predicador sería un buen inicio.
Ahí vemos cómo nos va.




(Ilustración tomada de la Web)

4 comentarios:

Silvia Parque dijo...

Está difícil. Sin duda, vale la pena. Siento un poco de pena de pensar que durante muchos años me resultó fácil actuar de ese modo; luego ya no.

Susana M dijo...

Quē difīcil, sī. Un beso.

Fernando dijo...

No hablar mal de los demás es algo muy difícil, Ojo Humano: da igual que ellos hablen bien o mal de nosotros, lo divertido es criticarles, no hablar de sus virtudes. Es algo bien difícil.

Y también es difícil rezar por los que nos hacen mal. Pero ahí está lo que dijo Jesús en otro lado: si hacemos bien a los que nos lo hacen, si damos a los que nos van a devolver, ¿qué hacemos de más respecto a los paganos?

ojo humano dijo...

Queridos amigos:
Sin duda no es fácil en nuestras fuerzas e instintos naturales.
Pero Dios provee gracia y poder para realizar lo que nos pide, de otra forma ¿por qué se daría el trabajo de darnos tantas indicaciones aparentemente utópicas?
Nosotros ponemos la materia prima, El se encargará de "querer como el hacer"

Buen fin de semana
Bendiciones