miércoles, 6 de abril de 2011

Cuando te das cuenta...


Visitas a alguien.
Te das cuenta de cosas.

Que a esa alguien no la aman.
Que sufre porque ella ya lo sabe.
Que tú la quieres, pero ese afecto no es suficiente.
Te das cuenta que ella ama en vano.
No es correspondida.
Y te preguntas ¿lo será en el futuro?
La ley de las probabilidades dice que si amaste a alguien durante diez años y no te corresponde, pueden pasar otros 10 años en la misma situación.
Punto cero.
También la ley de las probabilidades dice que hay un alto porcentaje en que ella siga por el mismo camino.
No será correspondida.
La ley de la inercia la aprisiona.
Prefiere a alguien conocido que otro por conocer.

Divago.
Como decía mi madre "nunca cuentes dinero delante de los pobres".
Permíteme una pequeña digresión: soy amada.
Lo digo al pasar para no herir el corazón de aquella privada de correspondencia.
Tal vez ella todavía crea en los milagros.
Tal vez los milagros necesiten una maduración.
El clima y tiempo adecuado.
Como las semillas.

.