jueves, 10 de mayo de 2018

Cambio de horario en Chile.

Una de las cosas desagradables –que no son pocas- es el cambio de horario.
Los gobiernos de turno no han entendido lo que significa para la cotidianeidad de los simples mortales que no disponen de auto, que viajan en un Metro súper-híper-mega-aglomerado en un concentrado de humores, sensaciones y presas vivas, apenas despiertos, casi dormidos en madrugadas oscuras y frías.  Ni hablar de los que salen antes de las seis de la mañana (todavía de noche) en Transantiago y demoran   hora y media o dos viajando de pie para llegar a sus labores.
No hay cuerpo que aguante.
Este sábado 12 cambiará el horario de Chile, o sea, volveremos a lo normal de nuestra zona atrasando el reloj.
Y por fin ha sacado la voz un científico, porque si lo dice un ciudadano común nadie lo toma en cuenta.
John Ewer investigador del Centro Interdisciplinario de Neurociencia, de la Universidad de Valparaíso (CINV) presentará mañana en el Congreso, un documento sobre el impacto que actual huso horario genera en la salud. “Si tuviésemos un horario correspondiente a nuestra posición planetaria, que es similar al de Perú, Colombia, y Ecuador, y no el actual, que equivale al de Brasil, el sol se levantaría ahora a las 6:30 de la mañana, momento en que despertaríamos naturalmente y sin déficit de sueño. Sin embargo, el escenario actual no es así, y estos desfases entre nuestro horario interno y la hora afectan negativamente la salud al corto y largo plazo, ya que generan alteraciones en el desempeño y aprendizaje, situación que es más aguda en los adolescentes y niños”, dice el académico. 
Rogamos para que los legisladores escuchen y le den la razón.
Otro cambio de hora en agosto o septiembre definitivamente de solo pensarlo nos abruma.


-----------------------------------------------------
(Señor Dios)

Has hecho la luna para marcar los meses 
 y el sol para medir los días. 
 Apagas la luz y se convierte en noche, 
 y todas las bestias del bosque salen a merodear. 
 Los poderosos leones rugen para su cena, 
 Dios, tú eres quien los alimenta a todos. 
 Al amanecer vuelven a sus guaridas a descansar en las sombras. 
 Entonces el hombre sale a su trabajo, 
 produciendo desde el amanecer hasta el anochecer. 
   ¡Oh Señor, qué sorprendente variedad 
de todo lo que has creado! 
 Salvaje y maravilloso es este mundo que has hecho, 
 la sabiduría estaba allí a tu lado. 
 ¡Este mundo está lleno de tantas criaturas, 
cada una te pertenece! 


 Salmos 104:19-24 (TPT)
-----------------------------------------------------



2 comentarios:

Silvia Parque dijo...

Yo sigo sin entender en qué nos beneficia.

ojo humano dijo...

Tampoco lo tengo muy claro, querida Silvia.
Imagino que alguna razón habrá, pero genera una molestia cuando sucede.