jueves, 4 de mayo de 2017

Salvación.

"Estaba en la parada del bus, llovía a cántaros.
Habían informado en las noticias que este sería el año más lluvioso de los últimos cincuenta años y parece que tenían razón. La calle amenazaba con desbordarse y del bus ni una seña.
De pronto vi aparecer de la nada una camioneta azul, bajaron dos muchachos altos y me tomaron por los hombros sin decir nada. Cuando desperté no tuve idea hacia dónde nos dirigíamos, solo supe con certeza que estaba en peligro.
El vehículo se alejaba de Santiago, las luces eran más tenues, uno de los muchachos se bajó a comprar cigarrillos, ya había recuperado mi conciencia plenamente y me di cuenta de la realidad. En un descuido de mi acompañante salté fuera del vehículo y corrí, corrí, corrí desesperado hasta que los gritos y amenazas quedaron atrás, llegué a una plazuela de pueblo, un hombre me indicó la Comisaría, allí me calmé, revisé mis documentos, todo estaba ahí, incluso el dinero.

Al colocar la denuncia el policía me explicó que estaba operando una banda de secuestradores dedicados a la venta de órganos humanos. Me recorrió un escalofrío y solo pude balbucear  “gracias, Dios”.
Se ha salvado de milagro, me dijo el funcionario."

(Historia contada por un amigo -deportista él- que pudo terminar en tragedia. Lo salvó la gracia de Dios y su buen estado físico.)


------------------------------------------------------------------------

 ¡El Señor mismo te cuida!
    El Señor está a tu lado como tu sombra protectora. 
 El sol no te hará daño durante el día,
    ni la luna durante la noche.
El Señor te libra de todo mal
    y cuida tu vida. 
 El Señor te protege al entrar y al salir,
    ahora y para siempre.

Salmos 121


----------------------------------------------------------------------------


La foto: tomada de aquí
 http://vaganciapormibarrio.blogspot.cl/

5 comentarios:

Susana M dijo...

Dios mío. Es terrible. Un beso.

ojo humano dijo...

Como para no andar sola.

Conchi dijo...

Hola Ojo humano, a mi me pasa eso y me muero del susto.

Saludos.

Fernando dijo...

Hola, Ojo Humano. Me parece una historia terrible. Yo no hubiera sido capaz ni de reaccionar ni de correr ni de nada. Me alegro de que tu amigo saliera bien.

En España se han realizado algunos "secuestros exprés", se secuestra a alguien y se pide (relativamente) poco dinero, se trata de retenerle poco tiempo, sin tener que disponer de una celda o algo así.

ojo humano dijo...

Conchi, yo también estaría paralizada. Gracias a Dios él es joven y tiene un buen estado físico.


Fernando, aquí no habíamos sabido de estas cosas, estamos tan lejos de todo, pero ya ves, el mal siempre avanza. Rogamos a Dios que nos proteja.