jueves, 23 de marzo de 2017

Santiago al amanecer.

Me levanto de madrugada para asistir a un Seminario de 2 días.
Tengo poca resistencia a la neblina matutina y al viento frío que desciende la Cordillera de Los Andes.
Descubro los tacos vehiculares, los buses repletos y el Metro comprimido como tarro de sardinas.
Descubro el sol del amanecer sobre los montes, espectáculo que me pierdo casi todos los días, la nocturnidad se impone.
Descubro un Santiago bullente, autos, autos, autos, personas apresuradas de aquí para allá y de allá para acá. Prisa, prisa, prisa.
Como si el mundo fuera derecho a un apocalipsis, todos corren contra reloj.
Trato de mantener la calma, el Seminario tiene una hora definida, intento no desesperarme.
Cuando llego debo esperar 15 minutos para el inicio…y yo al borde del ataque porque venía atrasada. Típico de chilenos, empezar media o una hora de diferencia con la citación.
La impuntualidad, deporte nacional donde somos campeones mundiales.
Para mi sorpresa y alegría, el evento fue mucho más de lo esperado.
Bien valía la pena madrugar  (y descubrir otro Santiago, lo que le da un plus a la experiencia).


...........................................................

Desde el nacimiento del sol
hasta donde se pone, 
sea alabado el nombre del Señor.

Salmos 113:

...........................................................

4 comentarios:

Susana M dijo...

Me alegro de que valiera la pena. Un beso.

Fernando dijo...

Comparto tu horror por las madrugadas, aunque la edad me hace despertarme cada vez más pronto. Al menos, la obligación de madrugar te permitió descubrir una ciudad nueva para ti.

Odio la impuntualidad: si quedas sólo con una persona o si vas a una reunión, como era tu caso. Comprendo muy bien que te molestara esperar.

Me alegro de que todo fuera mejor de lo que esperabas.

ojo humano dijo...

Susana, ir a un evento importante siempre deja una huella de desafío.
Me gustó.


ojo humano dijo...

Fernando:
Soy nocturna como te habrás dado cuenta. Fue una linda experiencia disfrutar la ciudad fresquita y ver cómo madrugan los trabajadores para bendecirnos con su pan, la limpieza, el riego, la distribución de alimentos, muy interesante.